Escribe para buscar

Datos Noticias

Índice de la Mujer, la empresa y el derecho

Compartir

A medida que el mundo ingresa al tercer año de pandemia, las continuas amenazas a la salud, la seguridad, la paz, y los medios de vida han exacerbado las desigualdades e injusticias preexistentes.

Pese a jugar un papel clave en el desarrollo de los países, las mujeres suelen ser las más afectadas por estas crisis. Puesto que las mujeres siguen enfrentando grandes desafíos que podrían aumentar las brechas de género y afianzar las desigualdades existentes, la igualdad de género, además de ser lo apropiado, tiene sentido desde el punto de vista económico, considerando que ellas obtienen menos ingresos que los hombres por el mismo trabajo y están expuestas a un mayor riesgo de sufrir violencia en sus hogares. Si se suma a lo anterior las consecuencias derivadas de la pandemia, la comunidad mundial corre el riesgo de que se reviertan los avances logrados para incorporar a las mujeres en la fuerza laboral.

En la octava edición de la serie publicada a inicios de marzo 2022 por el Banco Mundial, que contiene el “Índice de La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022”, se mide el progreso global hacia la igualdad de género en 190 economías, identificando las leyes y regulaciones que limitan e incentivan la participación de la mujer en la economía a través 35 preguntas agrupadas en ocho indicadores que son:

1. Movilidad (restricciones a la libertad de movimiento)

2. Trabajo (Leyes que afectan el trabajo de las mujeres)

3. Remuneración (Leyes que afectan su remuneración)

4. Matrimonio (restricciones legales relacionadas)

5. Parentalidad (Leyes que afectan el trabajo después de tener hijos)

6. Empresariado (Restricciones para iniciar u operar una empresa)

7. Activos (Diferencias de género en derechos de propiedad y sucesiones)

8. Jubilación (Leyes que determinan el monto de pensión para las mujeres). Estos ocho indicadores muestran las diferentes formas en que las leyes influyen en la vida laboral de una mujer, ya sea una joven de 25 años que comienza su primer trabajo, una madre que combina el trabajo con el cuidado infantil o una mujer a un paso de la jubilación.

La puntuación promedio a nivel mundial de este Índice, es de 76,5 puntos sobre 100, lo que indica que en general las mujeres solo tienen tres cuartas partes de los derechos de los hombres en las áreas medidas. Aunque la puntuación promedio es medio punto más alta que en 2020, casi 2.400 millones de mujeres en edad de trabajar en todo el mundo aún no tienen las mismas oportunidades económicas. A nivel regional, si bien Sudamérica tiene una de las puntuaciones más altas (87,0) junto a Europa y Asia Central, las diferencias entre países son variadas.

Perú lidera el ranking con una alta puntuación de 95,0, seguido muy de cerca por Paraguay con 94,4 puntos. El tercer lugar lo ocupa Ecuador (89,4 puntos), gracias a que llega a la máxima puntuación de 100 en 6 de los 8 indicadores, excepto los de Parentalidad (40,0) y Empresariado (75,0), respecto de los cuales el país podría considerar reformas para mejorar la igualdad legal de las mujeres. Los dos últimos lugares de la región lo ocupan sorprendentemente Chile y Argentina con 80,0 y 79,4 puntos respectivamente.

De acuerdo a la evidencia recolectada por el Banco Mundial en este Índice, queda demostrado que las reformas que promueven la igualdad de género son fundamentales para promover la iniciativa empresarial y el empleo de las mujeres, considerando que ellas obtienen solo dos tercios de los ingresos estimados de los hombres a lo largo de su vida, por lo que la reducción de la desigualdad en las oportunidades económicas podría cerrar esta brecha y generar enormes beneficios para el mundo. A pesar de que las reformas en las áreas que abarca el informe “La Mujer, la Empresa y el Derecho” están asociadas a una serie de resultados positivos para las mujeres, no son una garantía de inclusión.

Las reformas jurídicas solo mejorarán la vida de las mujeres si las leyes se aplican correctamente y si existe un entorno que las apoye, para que actúen como un imán para atraer y guiar cambios en las normas sociales hacia una misma dirección a lo largo del tiempo. Por estos motivos, el informe espera ofrecer un marco completamente desarrollado que pueda incorporarse al Índice y que, a su vez, permita que éste se utilice para que más mujeres hagan valer sus derechos, se impulse su inclusión económica y su participación en la fuerza laboral a nivel mundial.

Mujeres con Criterios

Etiquetas:
Artículo anterior
Siguiente artículo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *