Escribe para buscar

Datos Noticias

Índice de Democracia en Sudamérica 2021

Compartir

La coyuntura actual que atraviesa Ecuador pone a ‘temblar’ la Democracia del país. A continuación te presentamos el Índice y cuánto ha caído América Latina entre 2020 y 2021.

Más de cuatro décadas han pasado desde que el Ecuador volvió al modelo de democracia participativa, donde todo el mundo tiene derecho a formar parte del gobierno de su país, directamente o a través de representantes libremente elegidos. Así mismo, durante este período, varios eventos históricos, sociales y económicos han moldeado la calidad la democracia que viven los ecuatorianos hoy en día.

En ese aspecto entonces, ¿realmente es posible cuantificar un concepto tan volátil y subjetivo como la “democracia” de los países? La Unidad de Inteligencia de The Economist, dice que sí.

Desde el año 2006 esta Unidad elabora el Índice de Democracia (Democracy Index), con el objetivo de ofrecer una panorámica detallada sobre el estado de la democracia en el mundo. Son 165 Estados independientes y dos territorios los que son analizados por el informe anual a través de 60 indicadores agrupados en 5 categorías que son: a) proceso electoral y pluralismo; b) funcionamiento del gobierno; c) participación política; d) cultura política; y e) libertades civiles.

Un Presidente solo

Según el desempeño que han tenido los gobiernos de los países estudiados durante el último año en curso, cada categoría recibe sus puntajes, obteniendo un resultado final sobre un total de 10 puntos que permite clasificar a cada país como uno de los cuatro tipos de régimen: “Democracia plena” (más de 8 puntos), “Democracia deficiente” (entre 6 y 8 puntos), “Régimen híbrido” (entre 4 y 6 puntos), y “Régimen autoritario” (menor o igual a 4 puntos).

Entre las principales conclusiones de la edición 2021 del índice, destacan que, menos de la mitad de la población del planeta (44,3%), tiene algún tipo de democracia; y también que la calidad de las democracias ha sufrido un deterioro generalizado, con solamente 21 países con democracias plenas (12,6%), 53 son democracias deficientes (31,7%), 34 son regímenes híbridos (20,4%), y 59 países son decididamente autoritarios (35,3%).

Es importante aclarar que, estos resultados reflejan el aún impacto negativo de la pandemia por segundo año consecutivo, lo que ha resultado en un retiro elevado de las libertades civiles tanto entre las democracias desarrolladas y los regímenes autoritarios por igual, a través de la imposición de bloqueos y restricciones a los viajes y, cada vez más, la introducción de “pases verdes” que requieren prueba de vacunación para participar en la vida pública.

En América Latina, el puntaje regional promedio cayó por sexto año consecutivo de 6,09 en 2020 a 5,83 en 2021. Esta no solo fue la caída más pronunciada registrada en el Índice por cualquier región del mundo en 2021, sino que también fue la mayor caída registrada por una región desde el lanzamiento del Índice. América Latina América Latina experimentó la mayor cantidad de cambios en el tipo de régimen de cualquier región en 2021.

Estallido, comunismo indoamericano o barbarie: el ideario de Leonidas Iza

En Sudamérica, 3 países fueron “degradados” de categoría: Chile, pasó de Democracia plena a deficiente, calificando con 7.92 puntos, Paraguay y Ecuador puntuados con 5.86 y 5.71 respectivamente, perdieron su condición de Democracias deficientes, y ahora son designados como Regímenes híbridos -también conocido como “anocracia”-, que puede ser visto como una zona de transición gris entre los extremos de la democracia y la autocracia, y definido como un régimen que permite algunos medios de participación a través de la oposición, pero cuyos mecanismos para la corrección de injusticias están poco desarrollados.

Uno de los motivos por los que Ecuador bajó de categoría, fue en gran parte debido a una disminución en su puntaje de cultura política, debido al mayor apoyo popular a líderes fuertes o autoritarios (elecciones 2021), cambio que está relacionado también con la fragmentación extrema de los partidos políticos, la corrupción crónica y el hecho de que Ecuador experimentó uno de los peores brotes de coronavirus en el mundo.

Adicionalmente, 2021 fue un año electoral para Chile, Perú y Ecuador, cuyas elecciones destacaron cuán profunda es la polarización política latinoamericana, fenómeno que se ratifica con los resultados de la reciente elección en Colombia. Solamente Uruguay fue el único país que mejoró su puntaje (+0,24) en 2021 respecto de 2020.

En un mundo ideal, la democracia está ahí para entregarle a los ciudadanos una forma de vivir en comunidad de manera que resulte beneficiosa para todos, e incluye principios como la amplia participación, el consentimiento de los gobernados y la responsabilidad o rendición de cuentas públicas por parte de quienes detentan en su turno el poder.

Subsidio estatal a la urea para agricultores

Sin embargo, la forma específica que adquiere la democracia en cada país está determinada en gran medida por las circunstancias políticas, sociales y económicas prevalecientes, así como por factores históricos, tradicionales y culturales.

En el caso de Ecuador, si bien los principios previamente destacados existen, solamente se encuentran en el papel -que lo aguanta todo-; porque en la práctica, en el día a día, el compromiso de cumplirlos es cada vez más débil, mientras el sometimiento de un gran sector de la sociedad a las corrientes autoritarias de cualquier así llamada oposición, parece ser el caldo de cultivo para que prosperen pseudo-líderes que, aprovechándose de las circunstancias, pronuncian discursos “anti” todo: anti-gobierno, anti-economía, anti-crecimiento, anti-paz; pero que lo único que demuestran con sus acciones y las de sus seguidores es ser antipáticos, antisociales, pero sobre todo, antipatriotas.

Te podría interesar

Etiquetas:
Artículo anterior
Siguiente artículo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *