CARGANDO

Escribe para buscar

Datos Noticias

Dos grupos de acreedores son el dolor de cabeza del Gobierno

Compartir

Los bonistas, asesorados por BroadSpan Capital y UBS, requieren como garantía para la reestructuración de pagos que Ecuador formalice un nuevo acuerdo con el FMI.

Obstáculos para la negociación. Dos grupos de acreedores de Ecuador bloquean la negociación de los bonos. Este grupo es minoritario pero determinante para sellar un acuerdo definitivo. Rechazaron el plan de pagos propuesto por el país y expresaron su “decepción” ante el gesto ecuatoriano de lanzar una propuesta sin haber considerado su contraoferta previa.

Sus peticiones. Los bonistas, asesorados por BroadSpan Capital y UBS, requieren como garantía para la reestructuración de pagos que el Estado ecuatoriano formalice un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Además, aspiran a dejar intacto el tramo de deuda de los bonos 2024. A cambio de esas dos exigencias, ofrecen una quita mayor a la que consta en el acuerdo de principio avalado por tenedores mayoritarios y abren la mano a entregar nuevo financiamiento por hasta USD 600 millones que servirían para reducir la brecha fiscal de este año de Ecuador.

Las opciones de Ecuador. Para dar por exitosa la renegociación de la deuda, Ecuador necesita el consenso del 66% de sus acreedores, un porcentaje que debe ascender al 75% precisamente para cambiar las condiciones de las emisiones que los dos bloques que quieren que se paguen sin modificaciones. Hay que recordar que los bonistas tienen plazo hasta el 31 de julio para tomar una decisión y el 15 de Agosto, se debe oficializar el nuevo cronograma de pagos.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *