Escribe para buscar

Cultura Noticias

Entre dos tierras

Compartir

Patricio Reaple, fotógrafo ecuatoriano presenta la serie fotográfica denominada ‘entre dos tierras’, con historias de dos naciones hermanas.

Fotos: Patricio Realpe – ChakanaNews

Y es a través de estas tradiciones ancestrales, de esta naturaleza llena de identidad, que descubro cada día con emoción, que la tierra de Ecuador y la de España, están hermanadas.

“Entre dos Tierras” es una historia de simbiosis de rituales, de identidades, de cultura, de tradiciones y de resistencia frente a los poderes que buscan enterrar las tradiciones ancestrales de nuestros pueblos, de mi querida pachamama andina y de la tierra castellana de mi compañera Olga. Esta historia comienza un Domingo de Gloria de 2007 en Saraguro, cuna de la sabiduría indígena, con la “Bajada del Ángel”.

Es ahí cuando me di cuenta del hermanamiento de nuestros pueblos y empecé a construir un relato, el de la Bajada del Ángel: Un Ritual en Dos Mundos, que pude terminar en Tudela de Navarra, hace 4 años, tierra separada de Saraguro por más de 9000 kms, pero unida a través de un ángel y todos los simbolismos que lo rodean.

El pueblo kichwa de Saraguro, ese Domingo de Resurrección me sorprendió con la magia del sincretismo entre la más pura tradición judeo-cristiana occidental, característica de las tierra castizas de Aranda de Duero, Peñafiel y de Tudela de Navarra, con los rituales de los runas de Saraguro. En Saraguro, el fervor de la fe cristiana se mezcla con la alegría y el júbilo del Domingo de Gloria, teniendo su máxima expresión en los chirladores. En sus orígenes en España, también hay adopción de rituales paganos, utilizando simbolismos, como el del huevo de dónde sale el ángel, símbolo de vida.

Esta historia, igual que la historia de nuestros pueblos es para verla y sentirla en directo, para palpar ese acto de fe de los que participan en la Bajada del Ángel. Esa fe o ideología es la que construye una parte importante de la historia de los pueblo. Para mi, una cuestión de respeto a las creencias y formas de ver el mundo que tiene cada ser humano o sociedad. Nosotros sólo las contamos, porque nos encantan las culturas y los ritos.

A esta historia se suman otras muchas, como los Diablos de Luzón, hermanados con las diabladas de Píllaro o las Botargas y Mascaritas de Almiruete, que nos recuerdan a los payasos del Inti Raymi de Cayambe, las mascaradas de Ávila, con sus toras, zarramaches, harramachos o cucurrumachos y tantos otros personajes entre enigmáticos y mágicos, que conectan con la naturaleza, con nuestros mundos andinos, con los homenajes a la fertilidad, con el despertar de la tierra, después del letargo invernal. Estas historias siempre me trasladan a Saraguro, a la zona andina, a mi querido Ilumán, en especial, que es parte de mi historia social y de resistencia por la defensa de la naturaleza.

Y es por esto que surge Chakana News y Photo Chakana, como un puente entre dos tierras, entre dos pueblos, entre dos mundos que se funden en uno. La Chakana como lugar de encuentro de diversidades, identidades culturales, sociales y de resistencia contra el poder que quiere privatizar todo en el mundo.

Buscamos conectar a las personas con sus historias a los dos lados del Océano, en un viaje de ida y vuelta, desde Ecuador a España, desde Europa hacia América del Sur. Y lo llamamos así, porque con esta propuesta hemos querido rescatar el significado de las 4 puntas de la Chakana, que de acuerdo con la filosofía andina son el Yachay o saber colectivo comunitario, a través de la generación de relatos e investigaciones locales; el Ruray o la experimentación e innovación; el Ushay o la organización participativa, mediante el protagonismo de los actores locales, autores de sus propios relatos; y el Munay o compromiso de la comunidad.

En este transitar, la pacha-mama, la madre tierra es nuestro conector universal, el que nos hace vibrar a todos los seres vivientes en una misma sintonía. Y como representación de esta naturaleza, para mi, en nuestro mundo andino, nos encontramos con las orquídeas, muestra de una efervescencia mágica en colores y formas, que sobreviven a la explotación petrolera, maderera, minera, de los cultivos extensivos, que expolían la naturaleza y expulsan a los pueblos de su tierra, ya sea en América o en Europa. En España, aparecen las “mayas” en sus altares florales, dando la bienvenida al resurgir de la naturaleza tras el letargo invernal.

Y es a través de estas tradiciones ancestrales, de esta naturaleza llena de identidad, que descubro cada día con emoción, que la tierra de Ecuador y la de España, están hermanadas, “Entre dos Tierras”, a través de un ángel, de las diabladas, de la pacha-mama, de esos personajes que viven aquí, que se quedaron allá, y que no son ni de aquí ni de allá, como dicen mis buenos amigos Jorge Vinueza, Dolores Ochoa y Juan Pablo Verdesoto.

Te podría interesar

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *