CARGANDO

Escribe para buscar

Cultura Noticias

Las constelaciones familiares con caballos

Compartir

Las familias son similares a las constelaciones de las estrellas, cada una forma parte de un sistema. Y la terapia con animales ayuda a poner orden en ellas.

Cortesía Marielisa Vizuete

Bert Hellinger, filósofo y terapeuta alemán, fue el creador de las constelaciones familiares que en sus inicios se realizaban en grupos de personas. Luego tuvimos el maravilloso regalo de realizarlas con caballos, delfines y otros animales. 

La explicación base es que las familias son similares a las constelaciones de las estrellas, cada una forma parte de un sistema.

Hay tres puntos importantes dentro de las constelaciones familiares:

– Todos tienen derecho a pertenecer. Incluso aquellas personas de nuestro sistema familiar que por alguna razón rechazamos, tienen el derecho a pertenecer; cuando excluimos a alguien de nuestra familia, una próxima generación toma su lugar y repite su historia.

– Quien llegó antes tienen prioridad, nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros bisabuelos, son los grandes y nosotros hijos siempre seremos los pequeños; los pequeños no juzgamos, agradecemos la vida que nos llega a través de ellos, eso nos trae fuerza e impulso, para construir nuestra vida y pasar esta fuerza a nuestros hijos.

– El equilibrio entre dar y tomar. En las relaciones de pareja y amistades, relaciones laborales, necesitamos procurar un equilibrio, si una persona solo da y la otra solo recibe se crea un desequilibrio y a la larga estas relaciones no se sostienen, quien da mucho se siente superior y quien recibe mucho se siente en deuda constante.

Las constelaciones familiares con caballos es una terapia diferente para mirar y resolver nuestros problemas en varios aspectos, en especial en lo personal y laboral.

Los caballos por el hecho de ser animales de presa poseen una alta sensibilidad y están atentos a su entorno todo el tiempo. Por este motivo los caballos son utilizados como asistentes terapeutas, el caballo nos muestra aquello que necesitamos liberar o transformar a través de sus gestos, sonidos, movimientos.

Se trabaja en un corral redondo con un grupo de caballos de la manada, también acompañan los burros terapeutas.

El consultante pide sanar o resolver un tema, por ejemplo en el trabajo, la relación familiar, la pareja, etc.

Todo lo que sucede durante la constelación tiene un efecto fenomenológico y hace parte del proceso de sanación del consultante. Si llueve, o cantan los pájaros, relinchan otros caballos que están en otros potreros.

Durante la constelación los caballos se acercan al consultante, le tocan con su hocico, se acercan a su pecho, hacen gestos, movimientos. En este proceso acompaño al consultante y el terapeuta transmite lo que ve en el lenguaje del caballo y, muchas veces, el mismo consultante se da cuenta porque el movimiento de los caballos es evidente.

El contacto con la naturaleza con la madre tierra nos ayuda a conectarnos con nuestra propia naturaleza, a comprender que los procesos en nuestra vida necesitan tiempo y tienen ciclos y ritmos, y nosotros necesitamos aprender a escucharnos.

Los caballos y las personas tenemos mucho en común, necesitamos vivir en grupo, nos apoyamos unos a otros, nos ofrecemos compañía y afecto, nos cuídanos mutuamente.

Actualmente, en los tiempos de pandemia donde el miedo, la tristeza, incertidumbre, están presentes, esta meditación sencilla y sanadora nos ayuda. 

Imaginamos detrás de nosotros en nuestro hombro izquierdo a nuestra madre y detrás de nosotros en nuestro hombro derecho a nuestro padre y les decimos: “gracias mamá, gracias papá por la vida; tomo su fuerza, tomo sus talentos”. Se respira profundo y siente a nuestros padres detrás de nosotros. Eso siempre nos va a traer confianza, esperanza y nos sentiremos protegidos.

  • La autora es terapeuta especialista en constelaciones familiares.
Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Excelente reportaje de las constelaciones hoy más que nunca necesitamos estas terapias que nos facilitan el resolver problemas sin dar tanta vuelta en otro tipo de terapias tradicionales

    Responder
  2. Olguita González Galarza.(9 09 2020)
    He visto, he vivido este proceso de terapia con caballos, es maravilloso, sana el Alma, sana la vida, devuelve La Paz interior, armoniza las relaciones humanas. Gracias Marielisa por esa ayuda a todos quienes necesitamos SANAR.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *