Escribe para buscar

Cultura Noticias

Que elegir un nuevo estilo de vida no te abrume

Compartir

¿Por qué empezar un estilo de vida saludable puede llegar a ser muy confuso? El análisis de una experta, ante su historia personal.

Foto: NathanCowley – Pexels

Yo he pasado por esto, hace 8 años cuando empece a querer cambiar mi estilo de vida todo fue muy confuso y abrumador. 

Sigues a una persona que te dice que cierto té te va a funcionar, otra que te dice que los tratamientos estéticos son la solución, por otro lado todas las tendencias, gluten free, sugar free, veganos, carnívoros, cetogénicos, las pastillas, los suplementos, las fajas, las maquinas para hacer ejercicio, en fin. Tantas cosas que se promueven y ¿cómo saber que es lo que funciona?

El primer problema son las fuentes de investigación y desde ya déjame decirte que las redes sociales no son fuente de conocimiento, en realidad promueven tantas cosas que uno termina más confundido que informado. Cuando yo empece a cambiar mis hábitos alimenticios mis fuentes de investigación eran cualquier blog de internet o celebrity que promovía alguna dieta mágica, después de leer todo lo que podía encontrar acerca de la comida termine comiendo solo tomates orgánicos y huevos de gallina feliz porque según mi investigación era lo único que no me iba a matar. Irónicamente termine con una anemia terrible por la falta de comida. 

Para comprender un poco mas acerca de la nutrición es importante que vayamos por partes:

1.- La ciencia de la nutrición es relativamente joven: en comparación con otras ciencias, la nutrición esta en su infancia. Por ejemplo los primeros registros de química datan del 430 A.C y de nutrición son mas o menos de 1840. Es decir que la química tiene por lo menos 1400 años más y cuando revisamos su historia durante los primeros 200 años no tuvieron mayores avances.

2.- La mayor parte del presupuesto científico va a las investigaciones relacionadas con la curación de enfermedades como el cáncer que anualmente destinan mas de 5000 millones de dólares; a comparación con el presupuesto destinado a la prevención que en Estados Unidos recibe un presupuesto de 500.000 dólares anuales. 

3.- Dependiendo de quién financia las investigaciones los resultados pueden favorecer a ciertas industrias. Un caso muy conocido actualmente es el de las bebidas azucaradas. Los estudios se pueden “armar” y desarrollar para que arroje ciertos resultados. Es por eso que los estudios realizados con financiamiento de las mismas empresas embotelladoras de bebidas dicen que el 16% de sus investigados subieron de peso consumiéndolas, valor muy alejado del 83% de personas que ganaron peso en un estudio cuyo financiamiento no tenia conflicto de intereses.

4.- Existen variables no relacionadas con la comida que afecta la forma cómo reaccionas a ciertas “dietas”. Estrés, epigenética, ambiente, sueño, edad, genero. 

5.- Muchos estudios relacionados con la nutrición se crean solicitando a la persona que llene un cuestionario acerca de sus hábitos alimenticios y muchos de estos cuestionarios los llevan a recordar hábitos alimenticios de algunos años atrás.

Entonces ¿por dónde empezamos? En lo que si podemos estar seguros es que mas vegetales, mas proteínas magras, mas grasas saludables, mas ejercicio, mejor calidad de sueño y sobretodo menos alimentos procesados son la receta mundial para mejorar tu salud, tu peso y empezar con un estilo de vida saludable. 

Contenido sugerido

Etiquetas:
Siguiente artículo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *