Escribe para buscar

Criterios Internacional

Bolsonaro niega su responsabilidad en la revuelta de Brasilia

Compartir

Bolsonaro niega su responsabilidad en el asalto a las sedes de los tres poderes en Brasilia.

Foto: Flickr Palácio do Planalto

El expresidente de Brasil Jair Bolsonaro ha negado su responsabilidad en el asalto a las instituciones en Brasilia por parte de sus simpatizantes y ha repudiado las «acusaciones sin pruebas» vertidas por el actual presidente del país.

Bolsonaro, después del asalto a los edificios públicos ocurrido este domingo en la capital de Brasil, ha asegurado que durante su mandato siempre ha cumplido con la Constitución, respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y la sagrada libertad.

«Además, repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuyó el actual jefe del Ejecutivo de Brasil», ha escrito el exmandatario brasileño en referencia a Lula da Silva en una serie de mensajes publicados en su perfil de la red social Twitter.

Asimismo, Bolsonaro ha comparado los hechos acontecidos este domingo, que ha calificado de depredaciones e invasiones con las manifestaciones convocadas por la izquierda, asegurando que escapan la regla, ya que las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, son parte de la democracia.

«Las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, son parte de la democracia. Sin embargo, las depredaciones e invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla», escribió el domingo por la noche el expresidente brasileño.

«A lo largo de mi mandato siempre he estado dentro de las cuatro líneas de la Constitución, respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y nuestra sagrada libertad«, continuó Bolsonaro. «Además, repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuyó el actual jefe del ejecutivo de Brasil», añadió finalmente.

Después del asalto, el presidente de Brasil apuntó hacia Bolsonaro como responsable de lo acontecido en Brasilia. «Aprovecharon el silencio del domingo, cuando todavía estamos formando el gobierno, para hacer lo que hicieron. Y sabéis que hay varios discursos del expresidente alentando eso. Y esa es también su responsabilidad y la de los partidos que lo apoyaron», escribió Lula en su cuenta oficial de Twitter.

Foro Madrid, la alianza internacional impulsada por la Fundación Disenso en defensa de la libertad y de la democracia en la Iberosfera, ha condenado la violencia producida en Brasil el pasado domingo, y ha cuestionado a su vez la doble moral de la izquierda.

Ante el asalto de cientos de manifestantes a las sedes de los poderes en Brasilia, Foro Madrid ha condenado, de manera categórica la violencia ejercida por los asaltantes, a la vez que ha denunciado «la doble moral de los mandatarios y las organizaciones progresistas, que salieron de inmediato a apoyar a Lula da Silva, pero que guardan silencio frente a episodios similares en otras naciones».

«¿Con qué legitimidad pueden Gustavo Petro y Gabriel Boric reclamar por la violencia en Brasil, si fueron ellos los principales instigadores de las protestas vandálicas en Chile (2018) y Colombia (2021), y no contentos con ello, indultaron a los responsables? ¿Cómo puede Pedro Sánchez solidarizarse con Lula; si actualmente gobierna con quienes intentaron sitiar el Congreso español, si indultó a los golpistas y ha cambiado la legislación española de modo que episodios como el ocurrido en Brasil serían calificados de ‘desorden público’?», se han preguntado desde Foro Madrid.

Según la alianza internacional impulsada por la Fundación Disenso, el Foro de São Paulo, el Grupo de Puebla y la Internacional Progresista, que hoy apoyan a Lula, «aplauden el vandalismo en Perú, instigado por Evo Morales, y celebran la feroz represión del régimen boliviano en contra de Santa Cruz de la Sierra».

«A diferencia de la izquierda, quienes defendemos la democracia y las libertades, mantenemos un solo criterio: que la violencia no se justifica en ninguna circunstancia, ni cuando asaltan el Palacio de Planalto, ni cuando incendian el Metro de Santiago de Chile o cuando la Primera Línea destruye la ciudad de Cali», ha afirmado.

Según la alianza internacional, si los mandatarios izquierdistas quieren defender la democracia en Brasil, entonces deben «condenar con firmeza las dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela«.

El juez del Tribunal Supremo brasileño Alexandre de Moraes ha apartado durante 90 días al gobernador de Brasilia, Ianeis Rocha, acusándole de ser conocedor del asalto a las instituciones por parte de los simpatizantes de Bolsonaro.

Moraes ha tomado esta decisión durante la madrugada del lunes (hora local), tras la petición del senador Randolfe Rodrigues y de la Fiscalía General de la República, considerando que los manifestantes contaron con la aprobación del gobierno de Brasilia para llevar a cabo los actos, según ha informado G1.

«La escalada violenta de hechos delictivos ha derivado en la invasión de los edificios de Palacio del Planalto, del Congreso Nacional y del Tribunal Supremo Federal, con depredación de bienes de dominio público, como fue ampliamente difundido por la prensa nacional», ha indicado el magistrado.

«(Estas) circunstancias sólo podían darse con el consentimiento, e incluso la participación efectiva de las autoridades competentes en materia de seguridad pública e inteligencia, ya que la organización de las supuestas manifestaciones era un hecho notorio, que fue difundido por los medios brasileños», ha agregado.

Asimismo, ha señalado que las pruebas que apuntan contra el gobernador son que los delincuentes fueron escoltados por las fuerzas de seguridad hasta la escena del crimen, que la Policía no mostró resistencia dada la gravedad de la situación, y que parte del personal desplegado no cumplió las normas propias del cuerpo.

Moraes se ha referido a que algunos agentes se han grabado, en lo que parecería un tono de broma, presenciando los actos delictivos. A esto, el juez agrega que el secretario de seguridad, Anderson Torres, no debió ser exonerado de su cargo en momentos en los que todavía se desarrollaba el asalto.

Tras esto, señaló a quienes habrían financiado los actos, así como a los instigadores y miembros del gobierno que hubiesen participado de alguna forma «en la realización ilícita de actos antidemocráticos».

Las protestas contra Lula da Silva que llevan semanas ocurriendo en Brasil, motivadas en los últimos días por las medidas aprobadas por la vía del decreto durante su primera semana en el poder, desembocaron en la irrupción de los manifestantes en los edificios de los tres poderes del país iberoamericano.

En las marchas que del sábado se extendieron hasta el domingo, miles de manifestantes se dirigieron hasta Brasilia para exigir que frenase la aplicación de los cambios normativos al Poder Legislativo, el único que todavía se mantiene relativamente independiente de Lula y sus apoyos.

Los manifestantes, activos de manera pacífica desde la segunda vuelta de las elecciones, accedieron a las sedes de los tres poderes gracias a la poca seguridad que suele haber los domingos en Brasilia. Subiendo la rampa del Congreso Nacional y ocupando la azotea del Parlamento, antes de ingresar al recinto. También irrumpieron en el Palacio del Planalto, la casa de gobierno donde el presidente y sus ministros tienen sus oficinas, y en el edificio del Plenario de la Corte Suprema Federal, donde se reúnen los jueces.

Ni políticos ni jueces, en el recinto

Cuando se produjeron los hechos, Lula se encontraba de visita oficial en Araraquara, en el estado de Sao Paulo. Según fuentes locales, el presidente ya preparaba el regreso a Brasilia cuando sus asistentes le informaron lo que estaba ocurriendo . De igual modo, al ser domingo, ninguno de los congresistas, jueces supremos y ministros se encontraba en los edificios gubernamentales, por lo que los manifestantes no chocaron en ningún momento con las autoridades del gobierno.

Brasil y América Latina en manos de la izquierda

A pesar de ello, y según la experiencia de las protestas en Washington del pasado 6 de enero de 2021, es de esperar el Gobierno de Lula, que movilizó a la Policía Militar desde Sao Paulo, hará uso de lo ocurrido en Brasilia para reforzar y terminar de naturalizar la persecución a los opositores más activos a su gobierno, a través de órganos como el nuevo Ministerio de la Verdad.

Las reclamaciones de los manifestantes

Los manifestantes, en su mayoría simpatizantes de Bolsonaro, piden que el Congreso Nacional intervenga para frenar las decenas de medidas de emergencia que ha tomado Lula por decreto desde el mismo día de su toma de posesión, en que anuló sin pasar por el Congreso donde está en minoría todas las reformas, privatizaciones, techo de gasto y recorte del déficit fiscal del Ejecutivo anterior que buscaban obstaculizar el asalto del poder político al poder económico brasileño.

También piden que el Congreso abra una investigación sobre las denuncias de fraude electoral, expandiendo sobre lo investigado por un comité del Senado que escuchó a múltiples auditores explicar por qué las elecciones de noviembre del año pasado deberían ser deslegitimadas.

La nueva ministra de Turismo de Brasil, Daniela Carneirohizo campaña en 2018 con Juracy Alves Prudencio, un paramilitar condenado a 22 años por homicidio, quien por entonces contaba con un permiso penitenciario para trabajar en el gobierno del municipio de Belford Roxo, cuyo alcalde, Walter dos Santos Carneiro, es su esposo.

Carneiro, que tomó posesión de su cargo al frente de Turismo este lunes, pertenece al partido Unión Brasil, una de las formaciones que respaldaron a Luiz Inácio Lula da Silva.

Tal y como ha mostrado el diario ‘O Globo’, la responsable de Turismo aparece en varias fotografías haciendo campaña y en otros actos junto a Prudencio, un antiguo sargento de la Policía Militar que a la vez había liderado un grupo paramilitar responsable de una serie de homicidios en la región carioca de Baixada Fluminense.

Prudencio se encuentra preso desde 2009 por el asesinato en mayo de 2007 de un joven de 16 años en un bar y tras una operación de las autoridades brasileñas que metió entre rejas a otros nueve agentes de la Policía Militar que integraban también la milicia que él dirigía, conocida como ‘Bonde do Jura’.

En 2020 una investigación periodística del diario ‘Extra’ reveló que Prudencio logró un puesto en el departamento de seguridad de la Alcaldía de Belford Roxo, gobernada por el marido de Carneiro de 2017, lo que le permitía salir de prisión. Sin embargo, y pese a no acudir a su puesto de trabajo, se le fueron atribuidas las horas trabajadas.

En 2008, un año antes de ser detenido y condenado, fue candidato a concejal en de Nova Iguaçu por el Partido Republicano Progresista. Si bien no lo logró, las investigaciones en su contra señalaron que se sirvió de la milicia que lideraba para atemorizar a la población local y hacer campaña.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se ha reunido este lunes con una serie de representantes de delegaciones extranjeras en consecutivos encuentros bilaterales, un día después de acceder a la Presidencia brasileña.

«Día completo hoy. Hubo 10 reuniones con representantes de Asia, Europa, África y América Latina», ha comunicado Lula a través de un mensaje en su perfil de la red social Twitter.

Así se encontró con el presidente de Bolivia, Luis Arce, con quien conversó sobre cómo ambos países pueden colaborar en política social, energía y suministro de fertilizantes. También con su homólogo de Argentina, Alberto Fernández, con quien reanudó el diálogo y la amistad de uno de los principales socios de Brasil en el mundo.

Además, ha hablado con el dirigente izquierdista de Colombia, Gustavo Petro, sobre la necesidad de unir a los países amazónicos en la protección del medio ambiente y avanzar en la transición e integración energética del continente.

Desde Brasilia, el presidente de Brasil ha agradecido a su homóloga hondureña, Xiomara Castro, su presencia en la celebración de investidura, y le ha pedido combatir conjuntamente la pobreza.

Lula, asimismo, ha recibido al vicepresidente de China, Wang Qishan, mientras que ha anunciado que su homólogo chino, Xi Jinping, le ha enviado una carta con sus saludos y su voluntad de ampliar la cooperación. China es nuestro mayor socio comercial y podemos ampliar aún más las relaciones entre nuestros países, ha señalado.

Además se reunió con el vicepresidente del régimen cubano, Salvador Antonio Valdés Mesa; el primer ministro de Perú, Alberto Otárola y el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Jorge Rodríguez.

Lula, horas después de jurar su cargo como 39º mandatario de Brasil en el comienzo de su tercer mandato al frente del país, revocó más de una decena de decretos firmados durante el Gobierno de su antecesor, Jair Bolsonaro.

  • Contenido autorizado a compartir por gaceta.es

Contenido sugerido

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *