CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Portada

Los niños, niñas y adolescentes son más vulnerables durante la pandemia

Compartir

En nuestro país, la situación de vulnerabilidad de los niños, niñas y adolescentes se ha incrementado. El escenario de violencia se intensificó por el encierro debido a la pandemia. Se han registrado muertes violentas, suicidios y violaciones.

Foto: Gorant Horbat – Pixabay

El panorama de violencia infantil en Ecuador se agravó por la situación de pandemia generada por el COVID-19. Así lo demuestran las cifras registradas por la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen).

En Ecuador desde el inicio de la pandemia las autoridades de gobiernos implementaron ciertas medidas para contener la crisis sanitaria. El confinamiento fue una de ellas y causó efectos no deseados. Varios grupos de activismo social y de defensa sobre los derechos de sectores vulnerables como el de Niños, Niñas y Adolescentes (NNA), advirtieron de los peligros que traería mantener en aislamiento prolongado a esos sectores, pues se ha demostrado que no siempre el hogar es el lugar más seguro.

Situación de violencia

El Informe de la situación de Niñez y Adolescencia del Ecuador, en 2019, elaborado por el Observatorio Social de Ecuador en apoyo de otras organizaciones abanderadas de la lucha por los derechos de la niñez y adolescencia, indica que, cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes en Ecuador sufre maltrato extremo violento por parte de sus progenitores y cuidadores, es decir en sus propios hogares. Esa forma de maltrato incluye: pegarles, encerrarlos, bañarlos en agua fría, insultarlos, burlarse de ellos y ellas, sacarlos de casa y dejarlos sin comer.

A propósito de esto, Gabriela Becerra, coordinadora Nacional de Comunicaciones de World Vision Ecuador, asegura que existe un subregistro en las denuncias sobre este tipo de violencia en el país. Según estudios realizados en el Ecuador y el mundo, cada vez los niños son más maltratados en sus hogares. Para Becerra una de las piezas importantes para la denuncia de delitos de violencia y agresión sexual hacia NAA eran las instituciones educativas.

Explica que los profesores actuaban como un ‘filtro’ al ser uno de los entes veladores de la seguridad de los infantes. “Al no tener clases presenciales, es más difícil que los maestros detecten si existe algún problema con los niños y esto no fue tomado en cuenta por las autoridades al inicio de la declaratoria de emergencia sanitaria”, afirma Becerra.

Según datos de la DINAPEN, durante la declaratoria de emergencia sanitaria, del 17 de marzo hasta el 12 de julio de 2020, se han registrado un total de 174 casos de maltrato a nivel nacional.

Criterios conversó con Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito. Ella asegura que existe un alto riesgo sobre la situación que viven los niños, niñas y adolescentes en el desarrollo de la pandemia. Esto radica, según Martínez, en que las decisiones tomadas por el Gobierno Nacional para combatir la crisis sanitaria no contaron con enfoques sociales, tanto humanitarios, de género, y menos aún el tratamiento de la niñez y adolescencia en el país. 

Gabriela Becerra opina igual. Afirma que al inicio de la pandemia se dispusieron clases virtuales sin un plan estratégico que asegure a todos los niños su derecho a la educación. Además asegura que en muchos de los parámetros que se vive la pandemia, con los NNA no se toma en cuenta los daños colaterales que ellos están sufriendo, sea violencia, daño psicológico, pérdidas materiales o familiares. Incluso, asegura la especialista, se continúa manejando el mito de que los niños no se contagian de COVID-19, lo cual afecta a la garantía del derecho a la salud de los NNA. 

Resulta necesario para Sybel Martínez, y no solo porque consta en la Constitución, que las decisiones gubernamentales sean evaluadas también en la medida en que pueden afectar a este vulnerable sector de la sociedad.

Martínez dice que hay un total de 19 muertes violentas y 10 suicidios en lo que va de a pandemia. La mayoría de estas muertes violentas, que son tomadas en cuenta por el Consejo de Derechos de Quito, fueron de 8 niños y 11 niñas. Lo más escalofriante es que estos asesinatos fueron perpetrados por sus cuidadores, es decir por sus padres y sus parejas sentimentales.

Además, otra cifra preocupante son los 192 casos de abandono voluntario del hogar, en donde el 70% se adjudica a niñas y adolescentes. En este sentido, Martínez no está de acuerdo con la visión de la Dinapen sobre estos casos de desaparición se dan por un contexto sentimental. Según cuenta, esta afirmación, además de justificar su inacción ante la problemática, cierra toda posibilidad de protección frente a posibles casos de redes de trata de personas. 

De los casos registrados de maltrato por la Dinapen, el 95,2% se han producido en el entorno familiar, de los cuales el 81% de los victimarios son los progenitores, padre y madre. 

Delitos sexuales contra los NNA

Según cifras de la Dinapen, durante la declaratoria de emergencia sanitaria (17 de marzo de 2020) se han registrado un total de 722 casos de delitos sexuales a nivel nacional. 

Sybel Martínez comenta que en otros casos de pandemias mundiales se registran incrementos en los casos de violencia a NNA y sobre todo en delitos sexuales. Un aumento que respondería a las dinámicas de aislamiento y restricción de movilidad propias de los protocolos de prevención.

Esto lo confirman los datos proporcionados por la Dinapen sobre delitos sexuales a menores durante la pandemia, donde el 54,6% de los casos, se han producido en el entorno familiar, de los cuales el 14,5% de los victimarios son padrastros.

Los cambios al Código de Niñez y Adolescencia

La Asamblea Nacional, el pasado 23 de junio de 2020, analizó y aprobó en el primer debate el nuevo Proyecto de Código Orgánico para la Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

El Consejo de Protección de Derechos de Quito presentó su pedido de archivo de esa norma, pues, asegura, que la reforma presenta falencias técnicas; exclusión de temas como la violencia de género, violencia digital, el aborto por violación y su discusión; incluso, que no se ha incluido una participación activa de representantes de NNA. Afirman que sus aportes son indispensables para un conocimiento de sus necesidades en la creación de esta ley, ya que es la herramienta principal para la defensa y garantía de sus derechos. 

Éste será difundido a nivel nacional durante cuatro meses, para recoger observaciones e incluirlas en el informe para segundo y último debate de la Asamblea Nacional.

Cómo prevenir y denunciar

La Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen), es el ente encargado de realizar el seguimiento, investigación y gestión de los delitos que afectan a este sector tan vulnerable de la sociedad. Aquí traemos sus sugerencias y herramientas para la prevención y denuncia para este tipo de delitos en contra de los NNA de nuestro país. 

Herramientas de prevención:

  • Mantener comunicación abierta con sus hijos.
  • Establecer adecuadas normas de convivencia familiar.
  • Proporcionar un entorno seguro para el desarrollo del NNA.
  • Fomentar, dentro de casa, el respeto hacia los demás.
  • Vigilar cambios de comportamiento.
  • Evitar escenarios de violencia dentro del hogar, pues estos tiene una alta influencia sobre la percepción de sus hijos.
  • Aprender dinámicas de un correcto manejo de emociones negativas. Inteligencia emocional.
  • Mantener normas o reglas de comportamiento dentro y fuera del hogar.
  • Disciplina sin agresiones de ningún tipo (física, verbal o psicológica).

¿Qué hacer en un caso de violencia infantil?

  • Si conoce sobre un caso de violencia infantil denúncielo inmediatamente al 911 o al 1800 DELITO, opción 4.
  • Denuncie el hecho ante la Fiscalía, Juntas de Protección de Derechos o la Policía Nacional.
  • Busque ayuda profesional (psicólogo para la víctima).
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *