Escribe para buscar

Contexto Portada

La variante Ómicron pone a prueba la estabilidad sanitaria del país

Compartir

La ministra de Salud, Ximena Garzón anunció que las pruebas de detección de COVID-19 se harán bajo prescripción médica, en el sector público.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

La variante Ómicron fue detectada en diciembre en Ecuador. A partir de ese momento, el COE Nacional, en conjunto con las autoridades sanitarias del país, han emitido medidas para controlar los contagios por esta cepa. Este martes, 4 de enero, la ministra de Salud, Ximena Garzón sostuvo que los casos detectados son 68, pero también confirmó que la positividad en el país, por causa de las otras variantes, ha incrementado considerablemente.

«Estimamos que hasta el 15 de enero se registre el incremento de casos», dijo Garzón, tras asegurar que esto se debe a no haber cumplido con las disposiciones que emitió el COE Nacional durante a las festividades de diciembre.

Pichincha, una de las provincias con más alto índice de vacunados, reportaba en noviembre que un 15% de las personas que accedían a pruebas de detección de COVID-19 daban positivo; en tanto, durante diciembre esta cifra se duplicó a 37,5%, es decir que, cuatro de cada 10 personas dan positivo.

A este incremento de contagios, Garzón sumó la escasez de pruebas para detección que existe a nivel mundial y, pese a que aseguró que el país cuenta con insumos suficientes para cubrir a la población y que seguirán siendo gratuitas para la ciudadanía, informó que éstas serán tomadas únicamente con prescripción médica en el sector público.

“En los centros de salud, el médico deberá hacer una evaluación de la condición médica y si la sintomatología apunta a un posible caso de COVID-19, solicitará una prueba PCR o de antígenos”, aseguró Garzón. Además, aclaró que esta medida no aplica para el sector privado y los subsistemas como Isspol, IESS e Issfa.

Lineamientos para pruebas de detección

Ximena Garzón explicó que las pruebas de antígenos y las PCR no pueden ser usadas a discreción, debido a los resultados que arrojan, en especial la de antígenos. “Las pruebas de antígeno son de detección rápida de casos, son altamente específicas y menos sensibles, es decir, van a poder determinar con mucha efectividad los casos negativos, lastimosamente, van a haber muchos que, siendo positivos, saldrán negativos. Entonces tiene una capacidad de producir muchos falsos negativos, por lo tanto se recomienda hacer esta prueba a partir del quinto día de contagio y cuando la persona presenta síntomas, pues cuando se hacen este tipo de pruebas es casi 100% seguro que se trata de un caso positivo”.

“En tanto la PCR es una prueba diagnóstica para saber si la persona tiene la enfermedad, son extremadamente sensibles, deben hacerse a partir del tercer o quinto día de haber estado en contacto con el virus”. Por eso, Garzón aseguró que no tiene que ser discrecional el uso de estas pruebas, pues se las debe aplicar de forma correcta y determinar con certeza los contagios.

Actualmente, el país cuenta con unas 250 000 pruebas de antígenos y otras 80 000 PCR. Una cantidad que Garzón cree suficiente para la vigilancia epidemiológica. “En los próximos días llegarán otras 300 000 de antígenos y no nos vamos a quedar desabastecidos”, aseguró.

Ocupación de camas

La Ministra Garzón presentó la ocupación de camas COVID, situación que preocupa pues, “a diferencia de semanas anteriores existía una ocupación moderada de camas, que no había un aumento sensible en camas de UCI y hospitalización, pero ahora vemos que en diferentes coordinaciones zonales llegó al 100% de ocupación, entre otras que oscilan entre el 80 y 90% de la red pública de salud”.

Según esta Cartera de Estado informó, existen 68 casos registrados de Ómicron en Ecuador. En tanto, la variante Delta registra un total de 1 256.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *