Escribe para buscar

Contexto Portada

El Alcalde Yunda anda de fiesta, baile, regalos… y una dura ofensiva en contra de sus opositores

Compartir
JORGE YUNDA

El alcalde de Quito, Jorge Yunda, continúa con la inauguración de obras, mientras el TCE resuelve si se queda o se va. Pidió a sus seguidores que no salgan a manifestaciones. 

Fotos: Gianna Benalcázar – CCQ

Mientras la oposición del alcalde Jorge Yunda espera por una decisión favorable en el Tribunal Contencioso Electoral (TCE), él está de fiesta. Con globos, bandas, cumbia, baile, regalos, música, animador, transmisión en vivo… Pero también con discursos que llegan al nervio de sus seguidores.

El 3 de junio pasado, el Alcalde fue removido del cargo por el Concejo Metropolitano de Quito y busca revertir el proceso en dos tableros: el legal y en la calle. 

Para el primero elevó una consulta al TCE y que se revise el procedimiento. Que todo sea legal. Además, todavía no se resuelve un pedido de acción de protección sobre el trabajo de la Comisión de Mesa que, para su defensa, habría vulnerado sus derechos.   

Mientras la oposición empuja a la salida definitiva de Yunda con mensajes en redes sociales, trinos a los jueces electorales, plantones de pocas personas, denuncias de supuesta violencia política que no quedan en nada… el Alcalde utiliza el humor y la fiesta para acomodar mejor su mensaje a las personas que él considera que lo respaldan. Ese es el segundo tablero.

Es un mensaje cargado de ánimo para salir de la crisis provocada por la pandemia. Con detalles de gestión eficaz en la pandemia (celebrada por la opinión pública), al no dejar, sostiene, que Quito haya vivido la crisis de Guayaquil. Pero también de victimización y de enfrentamiento directo al Consejo y sus opositores. 

Es más, pasó de ser el Alcalde-Médico a convertirse en el Alcalde del Pueblo. Y bajo ese apodo entró ayer en el Mercado de La Hospitalaria, en medio de aplausos, en un acto que hubiera puesto los pelos de punta a cualquier epidemiólogo.    

En las últimas tres semanas, Jorge Yunda ha inaugurado distintas obras, adoquinados, repavimentaciones, mejoras en mercados, casas comunales, lugares de esparcimiento y deporte, ha regularizado lotes… Según sus cuentas, ha inaugurado más de una obra por día en sus dos años de gestión.  

Ayer, fue en la parroquia de Conocoto, en el barrio La Hospitalaria. Inauguró una obra más. Antes de su arreglo los comerciantes, incluso, colocaban los alimentos en el piso. Ahora son 92 puestos nuevos, hay techo y el piso está renovado. La inversión para adecentar los 1 200 m2 fue de USD 246 000. Eso puso feliz a los vendedores y a los dirigentes del sector. 

Luego de los agradecimientos y regalos de los dirigentes y moradores por su gestión, habló el Alcalde, que lucía medias grises, costosos zapatos italianos negros y su grillete electrónico, mediante el cual la Justicia monitorea su ubicación. 

Su discurso duró nueve minutos. Pidió a los concejales que dejen de lado el conflicto y que hay que crear ordenanzas para mejorar la vida de los quiteños. Entonces, recibió aplausos de unas 80 personas presentes. 

Les dijo que ha sido una administración difícil y conflictiva. Recordó su gestión en la pandemia que evitó, les aseguró, que Quito no haya sido una Guayaquil más en el mundo. 

Les comentó a los moradores del barrio que el Municipio ha ofrecido dignidad a los fallecidos por coronavirus. Que no se van en un ataúd de cartón. Pidió que se cuiden, que este virus desaparecerá en unos ocho o nueve años.

Anunció el Festival del Yaguarlocro, plato típico de la serranía ecuatoriana.

Y llegó la parte emotiva… Les dijo que a él no le acusan por robo de dinero, sino por baja sensibilidad de las pruebas… y que lo que quieren es su puesto, que se están repartiendo el Municipio de Quito. 

Pero que ganó legítimamente en un proceso democrático, en las urnas. Esto pese a que no le entrevistaban en los medios y que hizo campaña electoral jugando ecuavoley, y que ha veces se dejaba ganar. Todos reían.

Y, finalmente, hizo un llamado para que la gente que lo respalda no salga a las manifestaciones, que no se expongan a la pandemia. Que él confía en Dios y la Justicia… 

El Alcalde del Pueblo, como lo calificaba el maestro de ceremonias, cortó la cinta, develó una placa, bailó cumbia con la banda de la Agencia Metropolitana de Control, recorrió los nuevos puestos de los vendedores y se fue en su carro Toyota, sin placas. Todo esto pasa mientras los jueces electorales revisan 10 carpetas con casi 4000 hojas del proceso de remoción del Alcalde, antes de decidir si Yunda se queda o se va…

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *