CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Lo Destacado Noticias

¿Cuáles son los retos del Sistema de Educación Superior en el Ecuador?

Compartir

Accesibilidad, calidad, costos, autonomía… La Educación Superior necesita un cambio. Una especialista nos cuenta lo que sucede actualmente con los estudiantes.

Foto: @Jopwell – Pexels

El pasado miércoles 24 de marzo, 185 191 personas rindieron el Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES), correspondiente al primer periodo académico de 2021. La cifra es el 88 % de los jóvenes que completaron el Simulacro general obligatorio, y presentó un ausentismo del 11%, según la entidad, un 3 puntos porcentuales menos que el periodo pasado.

Sin embargo, la demanda de educación superior está a tope. Según la Senescyt, en el primer semestre de 2020, se aceptaron 107 911 cupos a las universidades, un 98% de la oferta total asignada. Según la entidad, un incremento de cuatro puntos porcentuales en comparación con el primer semestre 2019. En cuanto a la modalidad en línea, el cupo de 21 800 ofertados por las las instituciones de educación superior públicas fueron totalmente copados. Esto indica el incremento de la demanda de los estudiantes por acceder a la universidad.

En este sentido, y debido a la necesidad cada vez mayor del acceso a la educación superior en Ecuador, nace en 2018, Fundación Para la Educación Continua (Fundecon), una organización enfocada en ayudar a los ecuatorianos residentes y migrantes de EE.UU a acceder a educación superior de calidad a bajos costos. La organización da asistencia a estudiantes con financiamiento, becas, planes de viajes y alojamiento y mediante un acompañamiento de apoyo y asesoramiento del profesionista.

Zulema Uribe, CEO y fundadora de Fundecon Ecuador y Fundecon USA LLC, comenta que al hablar sobre educación de calidad en el Ecuador, hay que considerar también los altos costos que esta representa en todos sus niveles. Ella tiene un doctorado en ciencias de la Educación en la Universidad de Rosario y un MBA en la Universidad San Francisco, además ha sido docente en varias universidades, conoce en profundidad estas limitaciones.

Foto: Cortesía Fundecon

En su experiencia como docente universitaria, Uribe cree que las brechas que estos costos representan para nuestra sociedad afectan en la educación de calidad, los posgrados y maestrías también. En el 2016, la cantidad de títulos nacionales de educación superior registrados en la Senescyt fue de 156 288. Para el 2020 esta cifra se redujo hasta los 120 800.

Según Uribe, el problema tiene su raíz desde mucho antes. La desigualdad sería el principal causante de que, incluso, los niños, niñas y adolescentes no logren terminar sus estudios. Y para ella es preocupante que sobretodo ahora, en el contexto de la pandemia, esto empeore aún más. “Decimos que todos tiene una tablet, computadora o accesibilidad al internet, pero no es verdad. La pandemia en lugar de ayudarnos a crecer en materia de educación, nos ha hecho retroceder”. Un reciente estudio de Unicef sostiene que el cierre de escuelas ha afectado a 1 370 millones de estudiantes a nivel mundial y a 4,6 millones en el Ecuador. 

Además, dice la Educadora, que es prioridad de la asignación de presupuesto al sistema educativo, especialmente relacionado a la infraestructura y al pago de salarios para los docentes. En las reformas a la Ley Orgánica de Educación la Asamblea determinó que no podrá ser inferior a 2,5 salarios básicos unificados. Lo que equivale actualmente a USD 1 000.

Otro de los retos a futuro es que actualmente no existe autonomía académica en las universidades ecuatorianas. Esta carencia no permite, según Uribe, a las universidades manejar sus propios presupuestos y controlar los procesos de contratación, lo que dificulta la creación de nuevos proyectos de investigación e innovación, creación de convenios y programas de intercambios internacionales. “No vemos que las universidades públicas cuenten con fuertes departamentos dedicados a las relaciones internacionales o que incentiven los intercambios y alianzas con universidades del exterior. Para las universidades es difícil que puedan recibir, incluso, donaciones de agentes que estén interesados en apoyar el desarrollo de las instituciones”, advierte.

En ese sentido, el enfoque de Fundecon valora mucho la educación e intercambios internacionales. Una de sus metas se centra en intentar llegar a todas las personas que se les dificulta el acceso a la educación superior de calidad, tanto en el Ecuador, como de los inmigrantes latinoamericanos en EE.UU. Para estos últimos, el objetivo es permitirles viajar a países de latinoamérica para estudiar una carrera y tener la oportunidad de volver a Estados Unidos para ejercerla.

Hoy por hoy, la fundación se encuentra trabajando en la creación de un Instituto Técnico Superior en el país que esté enfocado en las áreas de tecnología, humanidades, ciencias sociales y docencia, y que pueda sujetarse a programas de baja inversión y establecer intercambios escolares con universidades de América y Europa.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *