CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Lo Destacado Noticias

La renuncia de Arauz muestra la crisis que vive el correísmo

Compartir

Primero fue Yaku Pérez. Ahora es Andrés Arauz. Él deja temporalmente la política. Pero en su carta de despedida muestra la ruptura en la revolución ciudadana.

Foto: Juan Ruiz Condor – API

Andrés Aruz, el correísta que buscó la presidencia del Ecuador, deja la política. Temporalmente, al parecer. Lo hizo a tráves de un comunicado que tuvo difusión en su cuenta de Facebook. 

No hizo rueda de prensa, ni lo hizo a través de un documento con los logos de su agrupación Revolución Ciudadana y Fuerza Compromiso Social. Utilizó solo su nombre y las redes sociales. Él es el segundo candidato que lo hace. Antes fue Yaku Pérez

En su carta de despedida dice que ha renunciado a la Presidencia de F. Compromiso Social. ¿La justificación? Que salió del Ecuador. “Desde hace algunas semanas estoy fuera del país concentrado en atender la salud de mi familia y en concluir mis estudios de doctorado. Aspiro a concluir mis estudios en los próximos meses para poder servir mejor al pueblo ecuatoriano”.

Sin embargo, desde que finalizó la contienda electoral Rafael Correa, el auténtico líder del correísmo, ha sido muy duro en criticar la estrategia de la campaña electoral y de menospreciar a los candidatos que pugnaron por las distintas dignidades. Incluso, ha dicho, en varias ocasiones, que habrían ganado, arrasado, si estaban todos los autoexiliados, prófugos y sentenciados. Es decir, la primera línea del correísmo. Incluso ha mencionado su intención de regresar a la política activa. 

Arauz no menciona nada de eso en su comunicado. Pero deja una perla en su anuncio. Algo que, en un principio, puede pasar desapercibido: “Mientras no tengamos un “Decidim” para la comunicación interna del movimiento, comparto por este medio este texto”. Arauz dice entrelíneas que no hay una política de comunicación participativa en el correísmo. 

Y sigue: “Antes de renunciar había preparado publicar lo siguiente, que lo comparto ahora como un militante más, como siempre lo fui y como siempre lo seré”. Es decir, que fue antes de decidir su renuncia. En resumen: lo dejaron por fuera.

Lo que propone no es menor. Son las líneas de lo que debería ser el correísmo. Es el plan de oposición democrática, asegura, que tiene cinco pilares. Que en la práctica no eran los de Correa, quien se atrevió a intentar pactar con sus enemigos políticos sin la participación de Arauz. 

El excandidato a la Presidencia buscaba una opocisión dura, de fiscalización, sin acuerdos bajo la mesa. Renovar cuadros políticos al interior de la agrupación que lo hizo candidato. “Vamos por la democracia, la renovación y el fortalecimiento de nuestro movimiento”, escribió Arauz.

Rafael Correa, hasta la noche del domingo, no dijo nada de la carta de renuncia de Andrés Arauz. La derrota es huérfana… 

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *