Escribe para buscar

Contexto Noticias

Mensajes poderosos

Compartir

La comunicación política, al tener infinitas posibilidades y herramientas, puede ser planificada y utilizada por parte de un candidato para emitir “mensajes poderosos”.

Foto: @wavebreakmedia – Pixabay

Poco se habla de la comunicación que no viene en forma de propaganda programada (videos, comerciales, cuñas de radio), sino de mensajes que se escapan y resultan ser más contundentes que todo lo que un personaje público podría decir acerca de sí mismo.

Todo comunica y solo algunos políticos lo tienen claro. El mensaje de whatsapp que dejamos en visto sin contestar no es una “no respuesta”, sino que es un claro anuncio de rechazo o desinterés. Del otro lado de la moneda, tenemos el peso de las acciones, que es bastante más significativo que hablar acerca de uno mismo.

También hay mensajes de los que un personaje público puede perder el control, como videos o textos que se difunden en redes sociales. Un ejemplo fue el audio del dirigente indígena, Leonidas Iza que se filtró hace pocos días en redes previo al paro nacional anunciado por él. ¨Bajar(se) al Presidente de la República no va a ser nada fácil con una movilización así sino realmente con una medida de hecho muy contundente¨, expresaba Iza en el audio.

Con tan pocas palabras fue suficiente para entender las verdaderas intenciones de Iza: no tanto protestar pacíficamente sino derrocar al Presidente electo en las urnas. Nada de lo que Iza diga, explique o niegue después de ese audio bastará para convencer a los ciudadanos de que un golpe de estado no está entre sus objetivos.

La misma lógica de que ciertos mensajes son mucho más poderosos que otros se aplica a las empresas. Por eso hoy en día la forma que tienen las organizaciones de promocionarse no es solamente por medio de spots planificados y controlados por la misma organización, sino a través de influencers que recomiendan sus servicios y productos.

En definitiva, siempre resulta más creíble un halago cuando quien lo dice no es el halagado. Asimismo, es misión imposible ocultar verdades de ciertos políticos cuando sus propias acciones los deslegitiman.

Ninguna campaña de comunicación política puede darle a un candidato lo que no posee en esencia. Las incoherencias, vacíos y mentiras saldrán en el momento menos pensado. Al contrario, cuando se tiene cierta sensibilidad y decencia, esta se vuelve notoria por medio de determinados actos.

Las palabras son acciones, decía John L. Austin. Pero también es cierto que las acciones y los mensajes involuntarios hablan mucho más que las palabras: las ruedas de prensa, los informes a la nación y los spots propagandísticos. Esta verdad se aplica para suerte de algunos y desgracia de otros.

  • María Cristina Bayas: Directora de la Maestría en Comunicación Política y profesora a tiempo completo en la Universidad de las Américas. Magíster en Artes Liberales y Periodismo por la Universidad de Harvard, Comunicadora Social por la Universidad Austral de Argentina.

Te podría interesar

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *