CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Noticias

La historia de la Deuda externa: De la Deuda Inglesa al ferrocarril (Parte 1)

Compartir

Esta es la primera entrega, de tres, sobre la historia de la deuda externa del país. Conozca cómo inicia el gran endeudamiento del país.

Foto: Flickr Tren Ecuador

La negociación de la deuda es un tema inevitable actualmente. Su restructuración puede aliviar de alguna manera las necesidades de financiamiento que enfrenta el Ecuador. La mayor parte de la deuda contraída por el país es costosa, con una tasa alta y con plazos cortos que complican los pagos por parte del gobierno.

Para poder entender de mejor manera las oportunidades de restructurar la deuda ecuatoriana con los diferentes tenedores de la misma es necesaria una retrospectiva a la historia de la deuda del Ecuador y con ello poder determinar los puntos históricos que han catapultado al país como un “no pagador en serie”.    

Desde 1830 hasta el 2008, Ecuador registró ocho episodios de moratoria, por ende, la mayoría de ecuatorianos nos preguntamos ¿Qué se hace con el dinero frente a las necesidades que se presentan? Por ello, lo que sí está claro es que el país destina un alto porcentaje de presupuesto anual para el pago de la deuda externa.

En este sentido, es preciso detallar que la historia de la Deuda Externa del Ecuador, según varios analistas económicos e historiadores del país, comienza antes del siglo XIX, en el que nuestro país se declaró como República. 

Las tres potencias mundiales de aquella época, Inglaterra, Estados Unidos y Francia tenían un gran interés en las colonias españolas; Inglaterra fue el país que realizó el primer empréstito a la Gran Colombia, con altísimos intereses, los cuales se cobraron por adelantado, iniciando con el 85% y en la práctica se lo pagó al 88,5%. A este crédito se lo ha conocido históricamente como “deuda inglesa”.Cuando es concretada la independencia en 1822, la deuda externa había alcanzado 907 759 pesos. Según el Banco Central del Ecuador, para 1830, año de la disolución de la Gran Colombia, la deuda inglesa estaba compuesta de la siguiente manera:

En el Convenio de Referencia, firmado en la ciudad de Bogotá, que tuvo lugar 4 años después de que el Ecuador se declaré como República, el gobierno de Juan José Flores no llega a enviar ningún negociador para discutir los términos de reparto y de esta manera, sin intervención de delegación ecuatoriana, al país se le hace responsable sobre las acreencias y la deuda de la antigua Gran Colombia del 21,5%, es decir la suma de 1.424.579 libras esterlinas, siendo así el inicio de una serie de injusticias que el país sufriría.

Para 1850, no se había pagado nada de la deuda adquirida hace años atrás haciéndose notar que a pesar de ya tener producción con capital nacional como el Cacao no éramos sujetos de crédito. 

Los Inicios del Siglo XIX

A inicios del siglo XIX el mundo enfrentó una serie de cambios y procesos como avances tecnológicos con el transporte interoceánico a vapor y las comunicaciones a través del telégrafo mejorando las interrelaciones comerciales y acortando las distancias.

El motor de la recuperación económica, el cacao, fue uno de los principales productos que transformaron las relaciones interregionales de nuestro país. Es importante mencionar que en el “Período del progresismo” que va entre los años 1844 y 1895, el Ecuador tuvo una rápida inserción a la economía mundial por su fácil adaptación a los variables requerimientos externos. 

Sin embargo, el gobierno de Eloy Alfaro se vio obligado a negociar una vez más la deuda externa ya que surgió la necesidad de articular la sierra con la costa a través de una vía ferroviaria; además que para 1896 el presidente realizó una nueva estrategia con la cual recompra la deuda al 35% de su valor nominal; es así que la deuda ascendió a USD 17 289 816. Esta deuda fue calificada como la “deuda gordiana” por lo difícil de desatar. Es importante recordar que en el país la moneda era el sucre que había sido introducida en la economía nacional en el año de 1884 a cambio del peso y esta fue devaluada en un 100%, “estabilizándose en 10 sucres por libra y a 2,05 sucres por dólar”. 

Es así que el mayor representante de la Revolución Liberal, se propuso conseguir la eliminación de los “bonos de la deuda de la Independencia” y que se cotizaran los nuevos bonos en la bolsa de Londres; así también se lograría financiar el Ferrocarril.

Se aprovechó que en los mercados financieros internacionales los bonos estaban devaluados con un valor de 35%, para 1898 se compra en dos partes: la primera con una “emisión de bonos para el ferrocarril” y la otra al contado.La obra insigne de Eloy Alfaro costó más de lo presupuestado y para 1908 la primera locomotora llegó a Quito, contribuyendo con el desarrollo e integración regional.

Entre 1908 y 1914 años culminantes del auge cacaotero, el país contaba con una población estimada de 1,3 millones de habitantes que alcanzó un crecimiento del PIB per cápita del 2.5%, sobrepasando a países vecinos como: Colombia, Brasil, Chile, Venezuela y México que registraron entre 1900-1913 una tasa promedio de 1,9%. 

Cabe recalcar que, a pesar de las reestructuraciones, la recompra por parte de Eloy Alfaro, el intento de algunos gobiernos de saldarla a través de territorios insignias del país como Esmeraldas y las islas Galápagos, el saldo de la deuda inglesa fue cancelado recién en 1974, a través de los recursos generados por la actividad de exportación de petróleo; es decir, que para saldar la deuda inglesa transcurrieron aproximadamente ciento cincuenta años de historia republicana.

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *