Escribe para buscar

Contexto Criterios

La sostenibilidad en la cuarta revolución

Compartir

Una característica del ser humano es su permanente evolución para adaptarse al entorno en el que decide o necesita desenvolverse.

Foto: @manny – Pexels

Esta adaptación la evidenciamos en características físicas y biológicas que han cambiado o aparecido para protegerse o han desaparecido por ser obsoletas en su vida cotidiana. No se dan de un día para otro, son notorias cuando se analiza el pasar del tiempo y se perciben como un proceso gradual e histórico denominado hominización.

Igualmente, desde la antropología vemos como la evolución social del ser humano se refleja en los cambios de sus ideas filosóficas, teológicas, culturales que generan nuevas formas de relacionarse y organizarse.

‘Sostenibilidad Ambiental y Desarrollo Rural’

Desde la perspectiva de transformación económicatecnológica del hombre se han marcado etapas denominadas revoluciones industriales separadas entre sí por los impactos que el desarrollo e innovación han generado en el mundo. La primera revolución ocurrió  en 1820 cuando se mecanizó la maquinaria, la segunda  alrededor de 1900,  que sería el nacimiento de la globalización con el teléfono, radio, aviones, autos, la tercera se produjo en el  cambio de siglo con la automatización y desarrollo científico y tecnológico que despuntó la energía renovable, el internet y los vehículos híbridos y dieron paso a la cuarta revolución que es la que estamos viviendo, basada en inteligencia artificial, robótica, nanotecnología, biotecnología y blockchain.

Esta rápida visión del pasado nos permite ser conscientes que el cambio es la única certeza y que para sobrevivir y superarnos debemos estar un paso adelante haciendo frente a las exigencias del mercado.

La sostenibilidad ha estado presente a lo largo de estas etapas de la humanidad asegurando la supervivencia como especie. Al hacer un recorrido por la historia de la sostenibilidad, confirmamos que debemos cumplir y reportar estándares que permiten a la organización comunicar y demostrar su propósito y estos están alineados a los valores de las organizaciones que han logrado perdurar y expandirse en el tiempo, sin importar su tamaño o campo de acción.

Así como en su momento las generaciones que nos precedieron enfrentaron desafíos, hoy estamos expuestos a diferentes canales de información que nos bombardean permanentemente y que exigen seamos capaces de manejar y controlar los accesos y permisos que autorizamos de entrada y salida de datos, asegurándonos de su relevancia, su vigencia, su agilidad para transmitir la información, el aporte que brinda y más importante la credibilidad de la fuente.

En este nuevo reto de incorporar la tecnología a la empresa, la sostenibilidad representa el pilar que le permite tomar decisiones de manera eficiente, preventiva y proactiva. A partir del análisis con estándares internacionales que se realiza al interno de la organización sobre su realidad, se construye los aspectos a considerar, y al completarlo con la percepción que los grupos de interés tienen respecto a la organización y su desempeño, se obtienen los principales asuntos a trabajar y los canales para comunicar.

La tecnología permite sistematizar los procesos para dar el salto que el mercado y las metas de la organización requieren. Sin embargo, sin el compromiso y la integralidad que la sostenibilidad imprime, los esfuerzos pueden ser infructuosos. Se requiere asegurar el enlace entre los seres humanos que componen la organización y los proyectos que se propone.

La sostenibilidad permite generar un diferenciador a la organización al alinear sus estrategias a con las tendencias de evaluación utilizadas por los financieros, las autoridades y los clientes cada vez más exigentes e involucrados en el consumo responsable.

La tecnología permite que la sociedad exija que se comunique con transparencia la trazabilidad de las acciones de la organización y sus compromisos, que esa información se encuentren disponible y cuantificada con indicadores que permitan la comparación, el seguimiento y   el trabajo conjunto.

ESG el nuevo giro de la sostenibilidad

Los acontecimientos de los últimos años nos demostraron que todos estamos conectados y que aquello que hacemos afecta a otros y lo que ellos hacen afecta al libre flujo de nuestro negocio. Identificar los actores con los cuales se requiere trabajar en conjunto abre un sin número de oportunidades y garantiza la prevención y anticipación ante eventos fuera del control de la organización. Es la diferencia entre ver una crisis como un riesgo o entenderla como el paso a dar para evolucionar.

Aplicar las herramientas tecnológicas que nos ofrece el mercado o generar nuestros propios desarrollos de innovación sin incorporar en el análisis la visión de sostenibilidad es un riesgo ante la velocidad con la que se producen las acciones y la comunicación en la sociedad. Es primordial contar con un enfoque de triple impacto, ambiental, social y económico alineado al propósito de la empresa que pueda ser comprobado y verificado por parámetros de valoración recomendados por inversionistas, autoridades y líderes de opinión.

Soy Responsable

Contenido relacionado

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *