Escribe para buscar

Contexto Noticias

Por qué es importante el distanciamiento social, el lavado de manos y uso de mascarilla durante la pandemia

Compartir

El coronavirus llego al país y se quedará hasta que exista una vacuna. Hasta tanto, debemos vivir junto a ese virus altamente contagioso. Aquí la explicación de las medidas de prevención más básicas.

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

Para hablar de coronavirus como agentes patógenos en humanos habría que remontarnos a mediados de los años 60 pero es mejor mencionar que se conocen siete tipos de coronavirus que infectan humanos. Tres de esos provocan afecciones graves de neumonía en el siglo XXI.

Todo comienza un 31 de diciembre de 2019 en Wuhan, Provincia de Hubei en China, cuando sus autoridades alertan de un brote de pacientes con síntomas de neumonía. Sin embargo, no es hasta el 4 de enero de este año cuando la OMS informa la existencia de un conglomerado de casos de pacientes con neumonía en Wuhan. Para el 13 de enero se reporta el primer caso de Covid-19 fuera de China, en Tailandia. El 30 de enero, la OMS declara emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII); y para el 28 de febrero el Covid-19 ha llegado a 50 países. 

En nuestro país, el 29 de febrero, las autoridades informaron del primer caso. El paciente cero llegó a Ecuador desde España. Hasta ayer, se registraron más de 3 millones de casos confirmados, más de 213000 muertos y más de 910000 personas recuperadas alrededor del mundo.

Es una realidad que el virus vino para quedarse, el mundo fue uno antes y ahora es muy distinto al que conocíamos con la presencia del Covid-19. Sin duda, hay reflexiones y lecciones que debemos trasladarlas a los hábitos para saber convivir con el virus, manteniendo acciones preventivas para cuidar de nosotros, de los nuestros y de todas las personas con las que convivimos habitualmente.

La higiene personal es fundamental. E l lavado de manos, una técnica milenaria que salva vidas, es la más efectiva y comprobada para matar el virus, el distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas de todos, nos mantiene protegidos y disminuye la probabilidad de contagios entre personas.

Para entender porque es fundamental el distanciamiento social es ineludible mencionar al biólogo molecular estadounidense Sui Huang, quien en una gráfica sencilla nos indica que pasa en la línea del tiempo después de los 100 primeros infectados. En ella nos ilustra que pasaría si no acatamos estas normas de distanciamiento social y el uso de mascarillas.  

En este escenario tuviéramos un pico de contagios al día 47 con 57 millones de casos, en otras palabras, las unidades sanitarias y su personal sería insuficiente para cubrir todos estos casos de coronavirus; sin embargo, si aplicamos estas normas de protección el pico de contagios se trasladaría a día 63 y tuviéramos 32 000 000 de casos, es decir, se lograría un aplanamiento a la curva y se podrían atender a todos los pacientes de manera prolongada en el tiempo, sin sobre cargar nuestras unidades sanitarias.

En este punto cabe preguntarnos: ¿qué distancia mantener? Para entenderlo nuevamente citamos a Sui Huang, quien nos explica en la cinemática de fluidos, y las distancias a las que llegan las partículas que una persona expulsa cuando tose, estornuda y exhala. En el primero caso estas partículas pueden viajar a una velocidad de 10m/s y llegar a distancias mayores a los 2 metros; si estornuda estas partículas pueden viajar 5 veces más rápido que en el primer caso, alcanzando distancias mayores a los 6m; y finalmente si hablamos o exhalamos estas partículas se mantienen suspendidas y caen a una distancia de 1,5m.

¿Y si uso mascarilla? Siu Huang nos habla del mecanismo de permeabilidad, del uso de mascarillas mediante un ejemplo didáctico, cuando una persona usa mascarilla ya sea ‘hecha en casa’ con un pedazo de tela, una mascarilla quirúrgica o si utiliza una mascarilla factor de protección N95 (referente a EE.UU.) o una FFP2 (si hablamos a nivel europeo). 

Nos explica que si fueran 100 partículas las que emana esta persona enferma y yo me encuentro en contacto utilizando una mascarilla ‘hecha en casa’ recibiría el 33% de estas partículas, mientras que si utilizo una mascarilla quirúrgica recibiría el 25% de partículas, y si manejo una N95 o FFP2 recibiría el 1% de partículas. 

Sin embargo, si la persona enferma utilizara mascarilla las partículas que retuvieran en su interior fueran de un 10% en una mascarilla ‘hecha en casa’, un 50% con una mascarilla quirúrgica, y un 70% si utilizara una mascarilla factor N95 o FFP2.

Como conclusión, de acuerdo a la explicación del especialista Sui Huang, si todas las personas utilizáramos una mascarilla de características quirúrgicas estaríamos protegidos y, más aún, si mantuviéramos el distanciamiento social de al menos 1,5m que es la distancia en la cual se mantienen suspendidas las partículas antes de caer a la superficie cuando una persona exhala.

  • Coordinador de SSO de la Cámara de Comercio de Quito
Etiquetas:

1 Comentario

  1. ROBALINO GABRIEL 31/08/2020

    Nada de acuerdo con su noticia, el aislamiento debe ser a los enfermos mas no a toda la poblacion que esta sana ya q al mezclarce con los realmente enfermos en el encierro y en muchos casos el acinamiento se contagiaran. Ahora esos contagios no son malos ya que genera inmunidad de grupo y es en lo que estamos terminando prque mas PRUEBAS PCRs haceb mas “contagios ” habran ya que uds bien deben saber que estas pruebas PCRs NO SON ESPECIFICAS PARA SARS-COV2 pues detectan todo tipo de corona-virus com las gripes que a todos nos haran dado. Hace falta periodismo de INVESTIGACION.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *