CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Portada

Las cifras del INEC muestran el grave deterioro del empleo en el país… y una dudosa metodología

Compartir

El informe del INEC muestra cambios en su metodología y que llaman la atención. Aún así, las cifras presentadas son una alerta por los indicadores laborales. 

Foto: Gianna Benalcázar – CCQ

En el 2020, la propagación del COVID-19 marcó una etapa de dificultades en todos los ámbitos de la economía. El normal funcionamiento de las oficinas estadísticas, no es la excepción. En Ecuador, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), por las medidas de confinamiento, se vio obligado a cambiar la metodología de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (Enemdu).

La primera encuesta de estadística laboral en 2020, el INEC la realizó de manera telefónica y a través de formularios web para el periodo mayo-junio de 2020, este cambio en la realización de la encuesta causó: una reducción en las preguntas realizadas a los diferentes encuestados, una reducción de la muestra, la no publicación de información sobre la formalidad e informalidad de la economía. Las estadísticas más importantes que nos brindó la Enemdu Telefónica fue que, para el periodo mayo-junio de 2020, la tasa de empleo adecuado se situó en 16,7%, la tasa de empleo inadecuado era de 67,4%, y la tasa de desempleo de 13,3%. 

La siguiente información de estadísticas laborales en 2020 se publicó en octubre pasado. El INEC decidió retomar las operaciones de campo y publicó la Enemdu de septiembre de 2020, encuesta que según el INEC fue levantada con el 98,9% con encuestas presenciales y el 1,1% con llamadas telefónicas. En otras palabras, la encuesta de septiembre de 2020 utilizó una metodología diferente a las encuestas de años anteriores. Los resultados fueron: la tasa de empleo adecuado que se situó en 32,1%, la tasa de empleo inadecuado era de 60,4%, la tasa de desempleo de 6,6%. 

Finalmente, con un retraso de más de un mes el INEC publicó el 2 de marzo de 2021 las estadísticas laborales del mes de diciembre 2020. La Enemdu de este periodo, según el INEC, fue levantada con el 99,9% de encuestas presenciales y el 0,1% mediante llamada telefónica, y pese a ser un porcentaje mínimo, todavía no se ha podido retomar el levantamiento en condiciones normales y se ha debido utilizar una metodología diferente a las encuestas del 2019. 

Es decir, existe una nueva ruptura en la serie estadística conformada por las encuestas de septiembre y diciembre de 2020, dicho de otra manera, por los cambios metodológicos estas encuestas no son “comparables” con las anteriores. Además, el INEC informó que “existieron cambios metodológicos asociados al tamaño de la muestra, representatividad, metodología de levantamiento y factor de expansión”. Por lo que las comparaciones con los periodos anteriores son netamente referenciales; sin embargo, nos dan una idea más clara de la situación actual en el ámbito laboral del país.

Analizando la Enemdu sobre lo datos de diciembre de 2020 podemos observar, en primera instancia, que el tamaño de la muestra es de 9 058 viviendas, mientras que en diciembre de 2019 el tamaño de muestra era de 17 066 viviendas; es decir, se ha reducido el 46,9%, aproximadamente 8 000 viviendas menos. 

Cabe destacar que en este último reporte del mercado laboral, el INEC se ha limitado a presentar información nacional y su desglose a nivel urbano y rural. Esta situación da como resultado una disminución de la representatividad que se origina por el menor tamaño de la muestra; además, por esta misma razón no se puede realizar un adecuado análisis del empleo por actividad económica. Estas dificultades limitan la realización de un estudio más profundo sin que se pierda la confiabilidad de los datos.    

Por otro lado, la tasa de Población Económicamente Inactiva (PEI) sobre la Población en Edad de Trabajar (PET) es de 35,7%, lo que significa que ha incrementado 1 punto porcentual en comparación con su valor en el mismo periodo de 2019, cuando era del 34,7%. Esta situación se refleja en la tasa de Población Económicamente Activa (PEA) sobre la Población en Edad de Trabajar (PET) que en diciembre de 2020 es de 64,3%, un punto porcentual menos que en diciembre de 2019. Ahora, para diciembre de 2020 existen 8,1 millones de personas en la PEA, mientras que en septiembre de 2020 existían 7,9 millones de personas en la PEA. Es decir, que para el cierre de 2020 el Ecuador vuelve a una PEA de alrededor de los 8 millones, como ha sido lo habitual desde junio de 2016. 

En lo que concierne al empleo adecuado, el Ecuador ha pasado de tener 3,1 millones de personas a 2,5 millones de trabajadores con un empleo de calidad. Es decir, de 38,8% en dic-2019 a 30,8% en dic-2020 (en porcentaje de la PEA). En otras palabras, solo 3 de cada 10 ecuatorianos tienen un empleo adecuado. La caída de este tipo de empleo se puede entender por la reducción salarial y de horas de trabajo, que se aplicó como medida para que muchos empleados puedan mantenerse en la nómina de sus fuentes de empleo tanto en el sector privado como en el público. 

Por su parte, la tasa de empleo inadecuado alcanza un valor de 63,3%, esto significa que más de la mitad de la PEA se encuentran en empleos que no cumplen la jornada completa vigente o perciben ingresos iguales o menores al salario básico establecido. En diciembre de 2019 esta tasa se situaba en 56,7%, es decir que en un año en el Ecuador se han sumado más de 529 000 personas al empleo inadecuado.

Existe un fuerte deterioro de los indicadores del mercado laboral, centrándonos en el desempleo, su tasa en diciembre de 2020 se ubica en 5,0%, mientras que en diciembre de 2019 se establecía en 3,8%, es decir, que en un año más de 90 000 personas se han sumado al desempleo, en diciembre de 2020 aproximadamente existen 401 000 personas en el desempleo. Sin embargo, esta tasa genera muchas dudas ya que el país está cruzando una crisis nunca antes vista en su historia y, en otras crisis como la transcurrida en los años 2008 y 2009 por la crisis financiera, las tasas de desempleo alcanzaban valores de 6,0% y 6,5%, respectivamente. 

En diciembre de 2020, el 51,1% de los empleados pertenecen al sector informal que creció 4,4 puntos porcentuales respecto a diciembre de 2019, donde su tasa se establecía en 46,7%; esta cifra nos indica que 3,9 millones de personas trabajan en el sector informal. Mientras que el sector formal ha pasado del 44,7% al 41,5%, es importante mencionar que el empleo formal mantiene una tendencia decreciente en los últimos 4 años. 

Las dudas sobre la metodología del la encuesta

Es necesario comentar lo siguiente. En la ficha metodológica de la encuesta de diciembre de 2020, el INEC muestra la distribución de la cobertura efectiva de viviendas por estrato socioeconómico, donde se puede observar la siguiente estructura muestral: 544 viviendas fueron cubiertas en Quito, mientras que en ciudades como Cuenca y Ambato se cubrieron 835 y 821 viviendas, respectivamente. En Guayaquil se cubrieron a 1 380 viviendas. Sin embargo, llama la atención que el tamaño muestral por viviendas para Guayaquil sea 2,5 veces más grande que el tamaño muestral de Quito, lo que hace cuestionar que la estructura muestral exponga las condiciones poblacionales del Ecuador.

Adicionalmente a lo expuesto, surgen mayores dudas en la encuesta de diciembre 2020, ya que en dicha medición han existido inusuales cambios. Por ejemplo: el cambio a los factores de expansión y a los métodos de campo. El primero hace referencia al cambio de metodología para llevar los datos de la muestra a la población, es decir restituir a cada región su peso real en el universo nacional de población, además de hacer lo propio al interior de cada región, con el peso real en el universo a cada segmento de la población, según las variables de sexo, edad, entre otras. Es preciso acotar que al modificar el factor de expansión se modifican a su vez los indicadores finales de la encuesta.

Los indicadores laborales muestran un problema que se ha incrementado año tras año. En el Ecuador no se están generando las suficientes plazas de empleo adecuado para la demanda de trabajo existente. Es importante mencionar que el verdadero problema que tiene el país son las personas que no cuentan con un empleo adecuado y que según las cifras siguen incrementándose, a esta situación se debe sumar las intrigas que se tienen de la muestra de la Enemdu de diciembre de 2020, por lo que es importante que el INEC aclare la construcción de la muestra y encuentre la forma de empalmar las nuevas tasas de empleo con las cifras de años anteriores, ya que si bien se pueden obtener conclusiones como las de este análisis, estas son tan solo referenciales y es de suma importancia comprender con exactitud el deterioro de los indicadores laborales del Ecuador.  

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *