CARGANDO

Escribe para buscar

Contexto Lo Destacado Noticias

¿Qué son las cheap y deep fakes y cómo se han utilizado en la campaña electoral?

Compartir

Hay información falsa que es fabricada para la época electoral y confundir al electorado. Conozca las características.

Foto: Freepik

Las cheap fakes y las deep fakes son manipulaciones audiovisuales que se utilizan con diferentes propósitos. En la política, específicamente en época electoral, se las usa para confundir a una audiencia que generalmente confía en videos e imágenes que aparecen en sus redes sociales

Para analizar este tema, el programa Ecuador Verifica Live, del 10 de febrero de 2021, contó con la presencia de Valentina de Marval, periodista, docente y fact-checker en AFP Factual; y de Alfredo Velazco, director de Usuarios Digitales, una organización que forma parte de la coalición Ecuador Verifica.

Características de las cheap fakes

Valentina De Marval explicó que las cheap fakes se viralizan muy rápido debido a sus características: son fáciles de reenviar, de compartir y están al alcance de un click. Cuanto más repetitivas son las imágenes, son más fáciles de recordar y desencadenan emociones. Esto las hace efectivas dentro de una estrategia de desinformación. 

Además, De Marval agregó que las cheap fakes llenan ese vacío de respuesta que tenemos ante situaciones como, por ejemplo, la pandemia. “En momentos electorales nos convencen de ciertas afirmaciones o convicciones que ya teníamos antes”, dijo. 

Cheap fakes de Lasso, Noboa y Arauz

Para explicar mejor esta forma de manipular la información, Alfredo Velazco citó tres ejemplos de las últimas semanas de campaña electoral en Ecuador que muestran el impacto que tiene la desinformación en la coyuntura política.

El primer ejemplo es un video editado en el que parecía que el candidato Guillermo Lasso proponía un salario básico unificado de $120.

También circuló un audio manipulado que indicaba un supuesto apoyo de Álvaro Noboa al candidato Andrés Arauz. Finalmente, en los últimos días de campaña, circuló un video de un supuesto apoyo económico del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a la campaña de Arauz.

Según Velazco estos tres ejemplos muestran lo fácil que es descontextualizar la información en momentos electorales. En los tres casos, los políticos desmintieron la información pero el mensaje ya se había viralizado en las redes sociales y las cheap fakes lograron su impacto: engañar a la audiencia. 

¿Cuál es el efecto de la desinformación y cómo enfrentarla?

Para De Marval, la desinformación genera desconfianza de las audiencias hacia los medios de comunicación y fomenta que exista más contenido engañoso en redes sociales. Ese escepticismo hacia los medios responde a un sentimiento de rechazo hacia las instituciones.

Según la periodista, esto se convierte en un problema, pues causa que las personas desconfíen de las verificaciones que tienen como fuente a instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o los gobiernos. “Como no se confía en los medios tradicionales, o alternativos, se quiere encontrar respuestas en otros lados que no necesariamente usan las mejores fuentes”. 

En cuanto a la posibilidad de regular las redes sociales para prevenir la difusión de contenido engañoso, De Marval dijo que “es un parche apresurado que podría mermar la desconfianza que ya existe en la información en general”. Para la fact-checker, la desinformación se masifica por una falta de alfabetización digital y mediática. Finalmente, se dieron recomendaciones para que la ciudadanía también combata la desinformación: dudar, informarse por varios medios y aprender a verificar desde un celular o con otras herramientas sencillas disponibles en la web.

Etiquetas:
Artículo anterior
Siguiente artículo

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *