Escribe para buscar

Ciudad Sub Portada

El Centro Histórico según Jorge Yunda…

Compartir
Crisis Quito Corrupción

Criterios recorrió el Centro Histórico de Quito. Lo que encontró es un deterioro inédito de ese sector, que puede ser la salvación de la ciudad en el futuro por el turismo. Mire las imágenes de la tragedia.

Las luces amarillas que iluminan al Centro Histórico por la noche producen un color naranja en las paredes blancas de las casas de estilo andaluz.

Incluso se puede sentir el frío al recorrer esas calles, algunas todavía empedradas, de quietud, de historia, de nostalgia. De pasillo, de la Negra Mala, del Murcielagario. 

La Iglesia de la Compañía luce imponente junto al Centro Cultural Metropolitano. El campanario de La Catedral Primada de Quito, iluminado con luz blanca, parece más inmaculado en la noche.

Eso se observa en dos afiches colgados en uno de los restaurantes típicos del centro, de esos antiguos y raros que han sobrevivido a toda borrasca, incluida la pandemia. Son dos grandes imágenes.

La realidad es que el campanario de la Catedral, una de las iglesias más importantes de la ciudad, se cae a pedazos. Su pintura blanca está manchada, hay hierba, su enlucido cae al piso. Tiene vidrios rotos…

La Catedral está en el corazón de Quito, la Plaza Grande. Y desde ese punto ya se mira el deterioro de lo que alguna vez fue un orgullo del país y del mundo. Sí. Quito, por su arquitectura colonial, es Patrimonio Cultural de la Humanidad. Pero al paso que va… no sorprendería que ese título nos quedará grande.    

El Centro Histórico de Jorge Yunda, quien fue elegido Alcalde hace dos años, muestra un deterioro a todo nivel. La falta de autoridad, de control en las calles del Centro, ha creado una imagen que sobrecoge a los propios quiteños y turistas.

Los buses para turistas, con grandes ventanales en el segundo piso, pasan con pocos pasajeros. Ellos, con ojos bien abiertos, miran la penuria, el desorden por las ventas informales, la suciedad de las calles y paredes, aceras abiertas. Es como si fuera un tour de la miseria, que pasa por la calle Imbabura y otras calles del Centro.  

La desidia de las autoridades, la ineficiencia, están destruyendo al Centro. Los adictos, las trabajadores sexuales, los ebrios bravotes pasean por esas calles que han inspirado a los más sensibles poetas, acuarelistas, escritores, fotógrafos…   

Los comerciantes informales, que deambulan especialmente cerca de la zona de Ipiales, definitivamente han desbordado a las autoridades. Los agentes municipales son intrascendentes ante la ola de vendedores que están en las calles y que quitan clientes a los formales, lo que incluso pagan impuestos municipales.

Lejos quedaron esos días en que el Centro era un referente para el país, que sería el epicentro de la nueva cultura ciudadana, de orgullo, respeto, cuidado. La Ronda ya no acoge a los artistas internacionales que llegaban para mostrar sus creaciones y, con el contacto internacional, crear las nuevas corrientes culturales.

Caminar por el Centro es mirar casas sucias, colorinches… verdes de todos los tonos, celestes, naranjas, los colores más chillones. Algunas adornadas, incluso, con discos compactos. Con problemas de humedad…   

Hay un contraste con el pasado, con las callejuelas de los viejos afiches de ese restaurante, donde las torres y cúpulas imponen su esplendor. Como si en verdad, ahí, arriba, hay amparo divino. Afuera, en la calle, es como si todo fuera un infierno.

Es el Centro Histórico según Jorge Yunda, duramente cuestionado por su ilegitimidad. 

Etiquetas:

1 Comentario

  1. Qué clase de clasismo les pegó a estos periodistas? Estoy segura de que saben que su nota es una vergüenza para la profesión. Que triste.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *