CARGANDO

Escribe para buscar

Debate Portada

La política ecuatoriana y el arte de hacer el ridículo.

Compartir

Los disparates de los candidatos parecen dedicarse a ganar un concurso más que la Presidencia de la República. Las estrategias de propaganda política se interesan más en generar memes y comentarios en las redes antes que persuadir al electorado con sus planes de gobierno.

 Foto: @OmniMatryx – Pixabay

Es verdad que en la publicidad comercial y en la propaganda política se requiere captar al consumidor y al elector y, en la mayoría de las ocasiones, se tiene solamente un lapso de tiempo menor a un minuto para lograrlo. Esto es lo que los expertos en mercadeo llaman “the top of mind” (la cima de la mente), cuando el producto, servicio, idea o candidato se posicionan en el cerebro de las personas.

Los resultados se pueden comprobar cuando se adquiere algún producto, se demanda un servicio o se vota por alguna idea o candidato que logra atraer las preferencias de las personas. Esto funciona desde la Edad Media, cuando la iglesia usaba la persuasión para mantener a sus fieles cercanos a la fe. Posteriormente se utilizó en política, tras los triunfos de la revolución francesa de 1789 y la rusa de 1917. El objetivo: convencer a las masas del nuevo proceso político en marcha.

No están ajenos de esta dinámica tanto los poderes elegidos democráticamente, como regímenes de facto y países con gobiernos de partido único o estilo autoritario. El ministro de propaganda de Hitler, Josef Göebbels decía que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Franklin Roosevelt usó sus charlas radiales “desde la chimenea” para convencer a los estadounidenses de su política del new deal (nuevo acuerdo). 

En países como el Ecuador y otros que se alinearon en las últimas décadas al llamado socialismo del siglo XXI se utilizaron estrategias de propaganda para sostener las ficciones y mentiras, en aras de un proyecto político que debía ser sostenido y tener una amplia base electoral, como fue el Ecuador en tiempos de la “democracia plebiscitaria” de Correa (acomodando todos los resultados electorales).

Se puede atraer la atención del público y generar ciertas corrientes de opinión o gustos de consumo. El problema surge cuando los políticos, para llamar la atención, se dedican al arte de hacer el ridículo, generando que les elaboren “memes” o hablen de ellos burlonamente. Así, la política se va desgastando y queda como conclusión que quienes captan el poder son los que hacen o dicen más payasadas y no los más capaces.

Un botón de muestra: Unión Ecuatoriana, movimiento del ex fiscal Washington Pesantez, dejó de auspiciar al candidato Giovanny Andrade por plagiar su plan de gobierno de la página de internet Wikipedia (una enciclopedia no recomendada para citar en trabajos académicos). El CNE señala que, pese al pedido de la agrupación, no se lo puede descalificar, porque la aprobación existe y la candidatura está en firme. Para colmo de males, el registro del título profesional de Andrade no aparece en Senescyt ni en ninguna otra parte.

Andrés Arauz, el candidato de la desdolarización, de la renta básica universal y de la “recuperación” de la patria y la impunidad para todas las fechorías de Rafael Correa y sus compinches del correísmo, escribía en su cuenta de Twitter, hace poco, que  “Chávez, mucha visión en política monetaria: repatrió su oro, impulsó el Sucre, constituyó el Banco del Sur” y se refería a la “dolarización buena, mala o la desdolarización amable”, señalando que su propuesta de moneda electrónica sin respaldo tenía los auspicios del -antes temido y odiado por el correísmo- Fondo Monetario Internacional, con los DEGs (derechos especiales de giro) a los que todos los países del mundo pueden recurrir. Pero, como es crear moneda sin respaldo, retiró el dislate de sus redes sociales. 

En otra de sus salidas de tono, Arauz anunció en una entrevista televisada que “vamos a fortalecer la dolarización”. Sin sonrojarse dijo que, para activar el empleo, entregará  “mil dólares a un millón de familias para reactivar la economía” y después va a entregar 3 mil millones para créditos. ¿de dónde sacará el dinero? ¿Bélgica? ¿paraísos fiscales?

Pero esta última es para ganar el concurso, no la presidencia: “vamos a impulsar la minería inversa, en donde vamos a juntar 30 o 35 celulares viejos y, a partir de ahí, extraer oro. Y así no tener explotación de las minas”. Por eso se lo empieza a motejar como el candidato “paralelo” o “desdolarauz”…

Tampoco le ayuda su mentor y tutor político, Rafael Correa que, en su última visita a Venezuela, como “veedor” de las engañosas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre habló, como quien no quiere la cosa, del “exitoso modelo venezolano” haciendo creer que la miseria en que el chavismo dejó a Venezuela es resultado del bloqueo económico de los malvados imperialistas. Mientras tanto, seguirá la diáspora de venezolanos por el mundo…

Pese a tener todas las pruebas en su contra, por un fallo del polémico Tribunal Contencioso Electoral (TCE), en pugna con el Consejo Nacional Electoral (CNE), los procesos judiciales contra el expresidente Abdalá Bucaram se paralizaron por la aceptación de su candidatura a asambleísta. Dada la forma en que votan los electores, es probable que “el loco que ama” llegue a la legislatura y burle los juicios que enfrenta, para que siga haciendo sus bufonadas. El pueblo suele tener amnesia y ceguera. 

Cuando se acaba la sensatez

El que parecía más cuerdo en sus declaraciones, Guillermo Lasso, ha venido diciendo una serie de disparates, cada uno más desatinado que el anterior. “Por ahora no nos dejan tomar una cervecita en una esquina, pero en tu casa te puedes tomar una cerveza porque es viernes, el cuerpo lo sabe hermano y por ahí, no lo vayas a hacer, no sigas este consejo, pero si la tomas en una esquina, ya qué chu… hermano, te tomas la cerveza”, declaraba Lasso en el lanzamiento de su campaña en Guayaquil, junto a Jaime Nebot.

Antes de eso, el “yaquechuchismo” se volvió una marca del acartonado banquero. Las frases infelices de los políticos impactan a la sociedad, pero también dependen de cada personaje. Nunca Guillermo Lasso se imaginó el efecto de la expresión “¡ya que chu…!” dicha ante coidearios, sobre las opciones crecientes, según encuestas, de Álvaro Noboa.

Pero la peor de Lasso fue su extraña declaración de tipo machista posteada en Twitter, donde decía: “la chica tiene que arreglarse bonito, y cuando esté bien vestida y bonita consigue novio”, en referencia a que hay que maquillar la economía para atraer inversiones. Como este último desatino le generó críticas, se retractó y se disculpó.

No pocos se acordaron, entonces, de una frase de Correa en sus sabatinas: “¡Qué asambleístas que tenemos! Guapísimas… hay que aumentarles el sueldo, porque no tuvieron plata para comprar suficiente tela y todas con unas minifaldas. Me contaron que unas piernas y unas minifaldas impresionantes”, decía el exmandatario. 

Para rematar, el candidato de Creo se lanzó esta perla: “el padre o la madre de una familia agrícola tienen derecho a tener un arma en su casa (…)”, para permitir el uso de armas contra la delincuencia”, enfatizó. Como en el salvaje oeste estadounidense: o se arreglan a puñetazos o con disparos…

La ridiculez en moto y el eterno candidato

“Yaku” Pérez, era famoso en tiempos del correísmo por su romance y matrimonio “alternativo” no concretados con la franco brasileña Manuela Picq. Este abogado mestizo, cuyo nombre de bautismo era Carlos, litigante con estudio jurídico cerca de la Calle Larga en Cuenca, es un gran productor de disparates como candidato presidencial. Antes de eso, en octubre de 2019, durante la violenta protesta de los indígenas, protagonizó la “toma” de la Asamblea y fue un defensor de los subsidios de los combustibles cuando en su provincia, Azuay -de la que era prefecto-, promovía la consulta minera que se oponía, precisamente, al extractivismo. 

Luego de sus desacuerdos con los cabecillas de la revuelta de octubre del 2019, Jaime Vargas y Leonidas Iza, aparecieron en las redes sociales cosas insólitas: la guitarreada en un bote en Atacames con sus amigos; una foto de su alojamiento nocturno, en calzoncillos, abrazando un oso de peluche; la escapadita en moto que le costó una fractura; y la insólita frase de hace poco, cuando dijo que el Ecuador, en su gobierno, será un país tan rico que, “en lugar de exportar barriles de petróleo va a exportar barriles de agua”. La información estaba fuera de contexto porque la nota en referencia hablaba de compras en títulos futuros sobre acceso al agua en California (donde escasea).

Esto les respondió Yaku a sus críticos sobre esta disparatada idea: si a algunitos les parece un circo hablar del agua (que hasta se cotiza en la bolsa de valores de Wall Street) necesitaré contratar payasitos que hablen del abuso de los banqueros”. ¿Serán necesarios los payasitos?

Para no quedarse atrás de Arauz y Lasso -pero no en las encuestas- se manda otra de antología: un video donde está con los pantalones recogidos, con el agua que le llega a los tobillos, en algún río amazónico, pidiendo “que no se privatice la lluvia, el arco iris y los sueños”. 

El “eterno perdedor”. No. ese era Polo Baquerizo, animador de un programa de concursos de la televisión (haga negocio conmigo) que llegó a ser vicealcalde de Guayaquil. En su sexto intento, con no muchas probabilidades de éxito, se intentó lanzar a la arena nuevamente Álvaro Noboa, el multimillonario, el candidato “meme”. Desde sus disparatados videos venciendo al huracán Irma en Miami en 2017, enviando un mensaje al mundo en francés en 2018 o su propuesta de un país llamado América, hasta sus idas y vueltas en estas elecciones, con dimes y diretes -vía redes sociales- con los correístas, Lasso, los socialcristianos y el CNE en pugna con el TCE. 

Aparte de bromas, su sexta candidatura a la presidencia se mantuvo en querellas y esto podría significar el fin de su tragicomedia.  Alvarito es un personaje que hace reír, ideal para memes, chistes y bromas. Pero, mientras en Guayaquil se hablaba de su estado de salud, Noboa colocó en redes sociales un video en una caminadora diciendo que “podía correr más rápido” mientras sonreía a la cámara. Mejor salud, ¿quién?

Los tiktokeros, los cantantes y las metralletas

El candidato de la otrora poderosa Izquierda Democrática juega a ser millenial o centenial en la red social Tik Tok. Xavier Hervas pone mensajes y gana críticas. En un video de su campaña personifica a la clase política como vieja y corrupta. En una escena digna del programa cómico mexicano “el chapulín colorado”, unos jóvenes se preguntan qué hay que hacer y él aparece…

Para responder a la declaración de Arauz sobre la “minería inversa” Hervas contesta en Twitter, “lo que me gustaría escuchar es cuándo van a devolver lo que se llevaron y que vaya a seguir buscando oro en los celulares, no pierda el tiempo intentando llegar a los jóvenes en esta red, porque los jóvenes no comen cuentos”. Además, va más rápido que Alvarito en Tik Tok… 

Más de Arauz vs. Hervas: El candidato de Izquierda Democrática respondió un video de Tik Tok de Arauz donde el correísta saluda y baja el volumen de una canción de Radiohead, para desvirtuar un post de 2012 donde decía: “qué ganas de beber y escuchar Radiohead…”. Hervas cambió el video y al oír el saludo, sentado atrás en el auto, se guarda el celular. ¿Será por la idea de Arauz de “sacar minerales de celulares usados” o por la corrupción en diez años de correísmo?

El cantante Juan Fernando Velasco hace lo que mejor sabe hacer: cantar. De nada le sirve su simpatía en redes sociales. La gente lo prefiere cantando. Velasco hace parodias en un almacén de sombreros de paja toquilla y con la empresa de comida manabita del actor Christoph Baumann.  Pero, un anuncio llama la atención del trovador: el migrante que vende seguros de pedales de autos para evitar robos. “Gran invento de bajo costo para asegurar el auto: el trancapedal”, canta Velasco.  

Si eso era poco, hay que acordarse de una de las primeras apariciones del expresidente Lucio Gutiérrez, con metralleta en mano, pidiendo cadena perpetua para los políticos corruptos. “Vamos a la revancha popular”, anuncia en sus redes sociales. 

En una entrevista declaraba para enfrentar a la corrupción que “en una mano estará el pan y en la otra el látigo”. Como si mucha gente no se acordara de sus despropósitos presidenciales: la rectificadora, la pichicorte, la dictocracia o la rebelión de los forajidos, que encontró protestando en las calles a un tal Correa…

Hay para todos los gustos

Otro candidato de larga data, pero poco éxito, Carlos Sagnay de la Bastida anuncia que va a prescindir de la Asamblea Nacional y que aprobará todo vía consultas populares. ¿Qué harán los asambleístas? Responde: “trabajar, hacer las cosas bien y no esperar que él vaya con un maletín”. Hay que recordar que es el candidato del partido de los Bucaram.

El “catalán” Isidro Romero, representante del partido Avanza -creado por el prófugo Ramiro González con los dineros del IESS-, no encuentra mejor cosa que criticar cada cosa que dice Guillermo Lasso. Aparte de que su única promesa de campaña es ofrecer que el Barcelona de Guayaquil “será campeón de América”.

Pero, conforme avanza la campaña Romero “figuretea”, pero de propuestas nada: cuando Yaku Pérez habló de exportar agua, dijo que era un demagogo. A Lasso por decir cómo generará empleo, Romero le contestó que en su banco hay un cajero por cinco cajas y que él sí dará trabajo. A Yaku Pérez le califica de payaso y sobre el video amazónico ya mencionado dice que de la crisis “no nos saca ni el sol ni la luna… peor el arco iris, ¡solamente la creación de empleo y en eso yo soy un experto!”.

Paúl Carrasco plantea la cadena perpetua a los políticos electos por voto popular y que hayan robado. Pregona también la muerte civil (extinción de derechos políticos) para funcionario o empleado privado que haya sobornado o se haya dejado sobornar. No se sabe cómo lo hará…

El candidato de SUMA, Guillermo Celi hizo un video donde se opone a la prueba obligatoria creada por el correísmo para los bachilleres, antes llamada Ser Bachiller. El gobierno de Moreno modificó esa modalidad hace un año y ahora existe un examen de grado y otro para ingresar a la Universidad. Celi no quiere ninguna de las dos pruebas. Promete el libre ingreso (que tanto daño hizo a la universidad pública en el pasado). Pero lo hace cantando…

Una mezcla entre risa, pena y ternura dan las imágenes de César Montúfar recorriendo el país en bicicleta y adoptando un perrito encadenado y abandonado en la carretera entre Zhud (Cañar) y Chunchi (Chimborazo). Al regresar a Quito de su tour ciclístico declaró que “nunca antes un candidato a la presidencia se impuso un reto tan difícil”. Pero, definitivamente no se olvida que el candidato de los animalitos, la tecnochicha, la radio chusca y el ecuavoley (Jorge Yunda) le ganó, con esa estrategia, la alcaldía de Quito en 2019.

El pastor Gerson Almeida, candidato del Movimiento Ecuatoriano Unido, movimiento religioso, dice que los gays tienen derechos “por ser ecuatorianos y no por ningún otro sesgo”.  A veces tal vez sea mejor quedarse callado para no decir tonterías y de eso, el antiguo patrocinador de Correa, Gustavo Larrea, sabe bastante. Y hay candidatos a los que parece que no los conocen ni en sus casas, como Pedro Freile. El binomio de Ximena Peña (¿correísta, ex correísta o quién sabe…?), Patricio Barriga, da lecciones de ética y periodismo a sus colegas, cuando fue uno de los inquisidores del temible Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (CORDICOM).

También los asambleístas son parte de esta ridícula historia de candidaturas (algunos hasta quieren reelegirse). Da risa esta noticia: la Asamblea recibió un reconocimiento de la empresa Aenor Ecuador, con la Certificación ISO 37001 a su sistema antisoborno (!!!!!)

Se dice que quien no conoce la historia está condenado a repetirla. El problema, en este punto de la campaña electoral, con tantos candidatos, ofertas y salidas de tono, es que la historia se puede volver a repetir. Algunas veces lo hace como comedia y otras como tragedia. De los votantes puede depender de que no vuelva a pasar… 

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *