CARGANDO

Escribe para buscar

Empresa Lo Destacado Noticias

Calentamiento Global en el Planeta… ¿y cómo está el ‘calentamiento laboral’ en su Empresa?

Compartir

El clima laboral está representado por el medio ambiente, tanto físico como humano. Conozca cómo medirlo, según un especialista.

Foto: @prostooleh – Freepik

Para nadie es un secreto que el calentamiento global representa una de las más graves amenazas para la vida humana y la de los demás seres que habitamos en este planeta. Ahora bien, si trasladamos esta situación a su empresa, cómo es su Clima Laboral, ¿Es satisfactorio, positivo y motivador, o tal vez es desagradable, negativo y desalentador?

De acuerdo a la respuesta que haya dado a la anterior pregunta,  su empresa pueda estar encarrilada, enfocada y productiva… o todo lo contrario.

El clima laboral está representado por el medio ambiente, tanto físico como humano, y las condiciones que se presentan para el desempeño del trabajo de los colaboradores de la empresa. Las Relaciones Personales que existan y la forma como se desarrollen, así como el conjunto de condiciones sociales y psicológicas, al final conforman la Cultura Empresarial.

Existen serios estudios sobre el tema, a través de los cuales, se demuestra que en la medida que exista mayor satisfacción en el trabajo, hay más productividad, más creatividad y mejor trabajo en equipo. Es así como el sentido de pertenencia, el grado de identificación con la empresa o el manejo de los conflictos, dependen directamente del clima laboral que exista en la compañía.

Igualmente, está demostrado que trabajadores con alto potencial de desempeño que no se encuentren en un agradable ambiente de trabajo, no llegarán a su máximo nivel por las condiciones negativas en que se encuentran.

Entonces, es de altísima prioridad que los empresarios le otorguen a este tema la importancia que merece. Lo primero a tener en cuenta es analizar los canales de comunicación que existan y saber si posibilitan que los colaboradores tengan “puesta la camiseta del equipo de trabajo”.

Con el fin de que se revisen los factores que tienen especial relevancia en el clima laboral, a continuación presento algunos de los más representativos:

Funcionalidad empresarial

Comúnmente conocida como la Estructura Organizacional, implica a los distintos niveles empresariales y la relación que existe entre sus jerarquías. Para citar un ejemplo sencillo: ¿a usted le gusta, le disgusta o le es indiferente que entre todos los colaboradores se llamen entre sí por su profesión (doctor, ingeniero, arquitecto, etc.) o simplemente por su nombre?, o tal vez ¿a los de un determinado nivel los llama por su profesión y a niveles más básicos por su nombre?

De acuerdo al sencillo ejemplo anterior, dependiendo de la organización que asuma la empresa, para efectos de hacerla funcional, será necesario establecer normas, reglas, políticas, procedimientos, etc., y según sean éstos, facilitan o dificultan el buen desarrollo de las actividades en la empresa.

Teniendo claros procedimientos, se llega a buenos canales comunicativos, lo que permite un acercamiento, manejar confianza, respeto y lo más importante: saber qué es lo que se pretende con los objetivos empresariales y qué es lo que cada quien debe llevar a cabo para cumplir satisfactoriamente con su cometido y así obtener buenas relaciones, buen desempeño y por ende, productividad y excelente clima laboral.

Autonomía

En nuestro medio laboral (Ecuador y buena parte de Latinoamérica) este aspecto saca chispas empresariales, debido a que la cultura de gran cantidad de “jefes” está fundamentada en supervisar de forma continua, puntillosa y permanente, más como una “persecución individual” a cada subalterno que como un verdadero compromiso corporativo, dando así como resultado malos tratos, antagonismos, calidad deficiente, falta de sentido de pertenencia y obviamente un pésimo clima laboral. La verdadera autonomía tiene que ver con todo lo contrario: la confianza en los demás, la empatía, el respeto, pero desde luego, esa confianza también debe ser ganada por los subalternos, mediante trabajo responsable, con resultados óptimos tanto cuando esté presente, como cuando esté ausente el supervisor. Esa autonomía es determinante para lograr excelentes resultados, magnífico trabajo en equipo, creatividad, innovación y genuinas ganas de trabajar.

Indicadores de Gestión

Los trabajadores en condiciones positivas de desempeño, les gustan los retos, los desafíos y el cumplimiento de metas. Justamente, cuando se establecen indicadores de gestión que tengan estos parámetros y que sean colocados con racionalidad, son factores que alimentan un buen clima laboral y que consiguen una sana competencia entre equipos que a la postre llega a óptimos resultados. Además, los I.G. sirven para monitorear el avance o retroceso de los procesos, de los procedimientos y en general de los resultados empresariales.

Reconocimiento

Es importante entender que una “palmadita en la espalda” por cumplimiento o superación de resultados, por una labor bien realizada o por motivar a los demás, es un factor de personalización de resultados que acerca a las personas, los invita a seguir esforzándose y brinda una satisfacción al entender que el “jefe”, no solo está para recriminar, regañar y controlar, sino para felicitar, aprobar y motivar. Naturalmente que un salario justo y unas agradables condiciones de trabajo, se convierten en el mejor reconocimiento para los trabajadores, unidos al respeto, la confianza y la seguridad.

Relaciones Humanas

Este factor empresarial, que de alguna manera está englobado en los puntos tratados anteriormente, ante todo se fundamenta en el respeto a la persona del trabajador, independientemente del nivel que tenga dentro de la empresa. De la misma forma, corresponde al cómo logra la empresa la cooperación entre trabajadores del mismo nivel, de qué manera se solucionan los conflictos y en especial, cuál es la diferencia con otras compañías para que el trabajador se sienta orgulloso no solo del trabajo que desempeña, sino de la pertenencia a la empresa por los programas de personal, las reuniones de trabajo y los resultados que se obtienen y en general por la equidad y equilibrio que se noten en las relaciones a todo nivel empresarial.

Capacitación

Cuando hay programas de capacitación establecidos y probados para que la participación en los mismos sea un atractivo laboral, se convierte en una importante fortaleza organizacional. La capacitación debe ser orientada de acuerdo a las metas empresariales y observando la viabilidad, oportunidad y conveniencia para cada una de las áreas de trabajo, de tal manera que exista una verdadera intención de participar y no se convierta en una obligación y una especie de castigo para el trabajador. 

Conclusiones

Cada uno de los factores anotados, influyen directamente en la motivación de cada trabajador y sumados los integrantes de cada equipo, van conformando en definitiva el clima laboral de la empresa.

Según lo indicado, entonces, la diferencia entre un buen o un mal desempeño está ligado a las condiciones del clima laboral. Por lo anterior, es definitivo saber medirlo, analizarlo y estudiarlo para tomar las medidas a que haya lugar. Las encuestas son un medio muy utilizado para la medición de desempeño, pero desde luego, la calidad, la forma de aplicación y la oportunidad, son aspectos que deben tenerse en cuenta para que los trabajadores no se sientan “investigados, hostigados o perseguidos”. Así mismo, los resultados obtenidos en la medición, deben ser analizados, ponderados y dirigidos hacia un mejoramiento continuo para la corrección de las situaciones que ameriten un cambio.

  • El autor es Docente invitado en talleres de Gerencia Estratégica, Inteligencia Emocional y Sostenibilidad y Sustentabilidad en la UIDE y en la Cámara de Comercio de Quito-. Además, es Consultor Empresarial en los temas relacionados.
Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *